Episodio 126: Podría amarlas a todas. La poligamia en Nauvoo en el matrimonio de William Richards

Podcast
Escuche el programa online


Descarga directa del archivo en mp3: Click derecho => guardar


ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________

Noticias

1. Nuevas filtraciones de la iglesia:

a. Documento con preguntas y respuestas en caso de preguntas difíciles.
b. Documento revelando el involucramiento de la Iglesia en la Proposición 8 de California (en contra del matrimonio gay)

2. La mayoría de los milenarios mormones no miran la conferencia

“Podría amarlas a todas”: La poligamia de Nauvoo en el matrimonio de Willard y Jennetta Richards

Por Devery S. Anderson

En Agosto de 1842, mientras Willard Richards estaba cumpliendo algunas asignaciones eclesiásticas en Nueva York, escribió en una carta “estimo a la persona más querida en la tierra, y cuya ausencia siento continuamente, pero debes sentir la seguridad de que ni el tiempo ni la distancia pueden eliminar aquellas emociones de amor, de amistad, de conexión hacia ti y hacia la causa en la que estamos comprometidos, la cual está entrelazada con mi existencia misma y la cual crece más y más fuerte cada día”.(1)

En esa época Richards estaba casado con Jenneta (cuyo apellido de soltera era Richards). Pero esta carta no estaba dirigida a ella. Era para José Smith, a quien Richards había dedicado su vida entera, a menudo (y tal vez trágicamente) en detrimento de Jennetta.

Jennetta y Willard se casaron el 24 de septiembre de 1838 mientras Willard estaba sirviendo una misión de cuatro años en Inglaterra. Pero Jennetta sufría de enfermedades mentales y estuvo en cama gran parte de ese tiempo. Cuando ella y Willard regresaron a los Estados Unidos para que él asumiera su apostolado, ella no sintió la fortaleza para sobrevivir el viaje, por lo que Willard la dejó junto con su hijo, Heber John, en Richmond, Massachusetts, bajo el cuidado de sus hermanos. Él fue a Nauvoo con planes de buscar a su familia la siguiente primavera. Fue en Nauvoo que formó su profunda conexión con José Smith, lo cual complicó significativamente, y duró más que, su matrimonio.

Poco después de que Richards llegó a Nauvoo, José Smith lo nombró su secretario privado y registrador en la construcción del templo de Nauvoo, haciendo que Richards se convirtiera en el confidente más cercano de Smith. Después de eso, según el historiador mormón Richard Bushman, Richards “virtualmente siguió a José como una sombra”, y su amistad se profundizó dramáticamente. Richards demostró ser un discípulo leal y no motivado por ninguna ambición eclesiástica; su personalidad sumisa era atractiva para Smith, quien recientemente había terminado una relación desastrosa con su ex consejero de la Primera Presidencia, John C. Bennett, quien se había convertido en un virulento anti mormón. Y como la familia de Richards todavía vivía en Massachusetts, podía asistir al profeta de tiempo completo.

Solo unos días antes de que Richards fuera llamado como secretario privado de Smith, Smith había entrado en su tercera unión polígama en Nauvoo, habiendo inaugurado la práctica ocho meses antes. Al ser parte del círculo cerrado de José, Richards sin duda estaba consciente del matrimonio plural muy poco después de haber comenzado su servicio.

José habría tenido muy poca razón para enseñarle a Richards y a otros asociados cercanos sobre el matrimonio plural si no hubiera esperado que ellos lo practicaran también. La mayoría de ellos lo hicieron, aunque no sin alguna reservación. Heber C. Kimball, por ejemplo, solo accedió después de que Smith le advirtió que no hacerlo le costaría su apostolado.(2)

La reacción inicial de Willard Richards a la nueva doctrina de José Smith es desconocida. Sin embargo, hay alguna indicación de que entre diciembre de 1841 y febrero de 1842, Richards comenzó a practicarla. Probablemente su segunda esposa plural fue Marinda Nancy Johnson Hyde, la esposa de veintiséis años de Orson Hyde.

Desde el 15 de abril de 1840, Orson había estado lejos de Nauvoo sirviendo misiones en Inglaterra y Palestina. No habría de regresar a Nauvoo hasta diciembre de 1842, después de una ausencia de treinta y dos meses.(3) El 2 de diciembre de 1841, José Smith recibió una relación concerniente a Marinda, quien había estado luchando sola por veintidós meses:
De cierto, de cierto así dice el Señor . . . ve y dile a mi siervo Ebenezer Robinson y a mi sierva, su esposa, que les abran las puertas y tomen a ella (Marinda) y a sus hijos en su hogar, y que los cuiden fielmente y amorosamente hasta que mi siervo Orson Hyde regrese de su misión, o hasta que puedan hacerse algunas provisiones para su bienestar y seguridad.(4)
Robinson inmediatamente mudó a Marinda a su hogar en el edificio del periódico Times and Seasons.

En la noche buena, Marinda y Richards atendieron juntos una cena para los apóstoles en la casa de Hiram y Sarah Kimball. Aunque el diario de Richards se refiere solo vagamente a la presencia de Marinda, Wilford Woodruff notó específicamente en su diario que Richards “atendió a la hermana Hyde” durante la reunión.(5) El historiador Todd Compton, aunque no rechazó la posibilidad de un matrimonio entre los dos, cree que el secreto que rodeaba a la poligamia de Nauvoo era tan hermética que Richards “no habría acompañado a su esposa [plural] a la fiesta de navidad”.(6) Como los cónyuges legales de ambos no estaban en Nauvoo, en ese momento, el que se acompañaran a esta cena puede haber sido percibido simplemente como una conveniencia, sin ningún matiz matrimonial; en efecto, los rumores sobre la poligamia de Nauvoo no habían comenzado todavía.

Un mes después, el 28 de enero, Smith recibió otra revelación que afectaría directamente a Willard y a Marinda: “De cierto dice el Señor a mi siervo José, ve y dile a los Doce que es mi voluntad que tomen en sus manos al departamento editorial del Times and Seasons. . .”(7)

Según Ebenezer Robinson, el 4 de febrero, Richards, actuando por Smith, compró el edificio del Times and Seasons y todo lo que había adentro, forzando que Robinson perdiera su trabajo editorial y su hogar. Casi cincuenta años después de este evento, Robinson recordó que no había podido encontrar otra residencia para el tiempo en el que se dio la transferencia. “Justo antes del anochecer, le notifiqué a Willard Richards que necesitaba un poco más de tiempo para encontrar un lugar a dónde mudarme. Él respondió, ‘debe irse esta noche o lo echaré a la calle’”. Una vez que Robinson se fue, Richard clavó las ventanas y disparó su revolver en la calle después del anochecer, y comenzó a vivir con la sra. Nancy Marinda Hyde en el cuarto que había dejado libre en la oficina del edificio de la imprenta, donde vivieron ese invierno.(8)

Poco después de la época en la que habría comenzado, los rumores de la conexión entre Richards y Marinda Hyde se hicieron conocidos por John C. Bennett, quien los publicitó, refiriéndose a Richards como el “Dr. Richards, quien es tan notorio por Hydeizar en estos últimos días”.(9)

Sea cual fuera la relación entre Willard y Marinda, la pareja facilitó un intento de Smith de casarse con Nancy Rigdon, la hija del consejero de Smith en la Primera Presidencia, Sidney Rigdon.

En una carta escrita el 2 de julio de 1842 al Sangamo Journal y publicado el 15 de julio, John C. Bennett dijo que Smith le había pedido ayuda en obtener a Nancy Rigdon como esposa plural, pero que Bennett se había negado. José entonces planeó una nueva estrategia. El 9 de abril, Marinda habló con Nancy en un funeral y le informó que Smith quería verla “por asuntos especiales” en el edificio del Times and Seasons. Cuando Nancy llegó, Smith no estaba, puesto que estaba trabajando en su tienda, pero Richards sí estaba. “Señorita Nancy”, dijo Richards, “José no puede venir hoy; por favor regrese el jueves”. Nancy entonces fue a la casa de su novio, Francis M. Higbee, y le pidió su consejo. Bennett dijo que se enteró de la cita y le pidió a Smith que tuviera cuidado.

Bennett entonces le advirtió a Highbee de las intenciones de Smith y le recomendó que hablara con Nancy “y le advirtiera del complot infernal”. Highbee le pasó la información a Nancy, y ella fue a su reunión tal como se había planeado.

“Joe estaba allí, y la llevó a un cuarto privado, cerró la puerta con llave, y comenzó a decirle que la había amado por mucho tiempo, y le pidió al Señor por ella, y que era su sagrada voluntad que él debía tenerla”. Cuando trató de besarla, Nancy rechazó los avances de Smith y amenazó con “alarmar a los vecinos si no habría la puerta y la dejaba ir”. Smith hizo lo que se le pidió, pero Marinda Hyde pronto encontró a Nancy y trató de persuadirla a que reconsiderara. El matrimonio plural le “había parecido extraño a ella [Marinda] al principio, pero ella [Nancy] lo aceptaría después de reflexionarlo maduramente. La señorita Rigdon respondió, ‘Nunca lo haré’”.

En un intento final de persuadir a que Nancy se casara con el, según Bennett, Smith le dictó una carta por medio de Richards. Smith más tarde fue al hogar de Rigdon, donde negó que había ocurrido ningún avance o intento de casarse con Nancy. “Pero ella le dijo que era un mentiroso maldito, y que no podía enfrentarla con [esas mentiras]. Joe entonces reconoció completamente el asunto entero. Toda la familia, y muchas otras personas, estaban presentes”.(10)

Aunque el reporte de Bennett tiene una intención secundaria, muchos de los elementos principales fueron confirmados por fuentes tanto amigables como enemigas. En su sexta carta, publicada el 19 de agosto de 1842, él reveló una transcripción de la carta que Smith había dictado para Nancy Rigdon, la cual estaba escrita con la letra de Richards. Comienza, “La felicidad es el objeto y el diseño de nuestra existencia; y será su fin también, si seguimos el camino que nos lleva a ella, y su camino es la virtud, rectitud, fe, santidad, y guardad todos los mandamientos de Dios”. Entonces, para justificar su propuesta de matrimonio plural, Smith dijo:
Lo que es malo bajo una circunstancia, puede ser, y a menudo es, correcto bajo otra. Dios dijo, no matarás, pero en otras situaciones dijo, destruirás por completo. Éste es el principio en el que se conduce el gobierno del cielo, por revelación adaptada a las circunstancias en la que están los hijos del reino. Lo que Dios pida es correcto, SIN IMPORTAR LO QUE ES, aunque no veamos la razón hasta mucho después de que el evento ocurra. Si buscamos primero el reino de dios, todas las cosas serán agregadas. Así fue con Salomón: primero pidió sabiduría, y Dios se la dio, y con todo el DESEO de su corazón, aun cosas que pueden ser consideradas abominables a todos los que entiendan solo parcialmente el orden de los cielos, pero lo cual en realidad es correcto, porque Dios se lo dio y lo sancionó por revelación especial. (13)
El original de la carta de la “felicidad” de Smith nunca fue encontrada, y la autenticidad de la transcripción de Bennett fue dudada. Sin embargo, una carta que Richards le escribió a Jennetta unos meses antes, en febrero de 1842, le da alguna autenticidad a la carta y nos permite entender mejor a la condición de su matrimonio de larga distancia.

El diario de Richards durante estos cinco meses en Nauvoo, así como una carta de Jennetta a Willard, revela que Willard le escribió a Jennetta una carta al mes en fechas más o menos similares: 20 de septiembre, 19 de octubre, 19 de noviembre y 19 de diciembre de 1841, y de nuevo el 22 de enero de 1842. Las fechas en las que envió las cartas subsiguientes son desconocidas debido a un intervalo en el diario personal de Richards entre el 23 deenero y el 1 de julio de 1842. La única excepción es una carta que sobrevive fechada 26 de febrero. Otra carta no fechada también sobrevive. Desafortunadamente, solo una de las cartas de Jennetta a su esposo escrita durante este tiempo existe actualmente.(12) De esta carta, fechada 16 y 20 de enero de 1842, y de las dos cartas de Willard que sobreviven, es claro que Jennetta se sentía sola, sufría de una fe vacilante y estaba temerosa de que pudiera ser tentada a la infidelidad. Willard notó en su diario el 22 de enero que “interpreté un sueño—envié una carta a Jennetta”.(13) Aunque la carta a la que se refiere el diario no sobrevivió, él habla del suenio de Jennetta otra vez en su carta sin fecha, la cual parece haber sido escrita a mediados de marzo de 1842.(14) Willard escribe:
Mi querida Jennetta, lamento que no hayas entendido la interpretación de tu suenio. en ella dice que serías tentada, no que caerías y romperías tu promesa conmigo. ¡No! y en vez de creerte culpable de cualquier acto criminal, Dios sabe que nunca he tenido un solo pensamiento celoso de ti. No. ¡Nunca!... la interpretación era de Dios, como una advertencia a que te cuides de la Tentación así que pacifica tu corazón de cualquier miedo que pueda tener de ti. Lamento que hayas tenido algún sentimiento que hayas experimentado sobre este asunto. pero el diablo es astuto y todos pueden caer en la Tentación. Jesús no es la excepción y—El suenio que mencionas en tu última no es bueno y no es de una buena fuente. así que no debes sentirte mal por ello. (Ortografía como en el original en inglés.)(15)
Esta carta fue probablemente escrita solo seis semanas después de que Robinson dijo que Willard y Marinda comenzaron a vivir en el edificio del Times and Seasons, lo cual plantea la pregunta: ¿Qué le había dicho Willard a Jennetta sobre el matrimonio plural, si es que le dijo algo? ¿Estaba informada y había consentido, o había oído rumores y comenzó a temer por la fidelidad de Willard? ¿Podría su suenio haber sido una manifestación de esas preocupaciones? Muchas posibilidades pueden pensarse ya que en ambas cartas WIllard hace referencias vagas sobre la poligamia. Por ejemplo, en la carta del 26 de febrero,
Si te aferras a mí y buscas mi felicidad hasta el final te traeré al reino y a tus amigos y a los míos. Hay muchas cosas escritas de los antiguos patriarcas y profetas que nos parecían malas. las cuales, si supiéramos las razones y la orden de Dios[,] nos parecerían correctas.(16)
Y más tarde en la misma carta:
Amo a mis hermanas tanto como siempre y a mi Jennetta más también, y si tuviera mil amigas queridas así, podría amarlas a todas. ¿Por qué? Porque mi corazón es sincero, expansivo como la Eternidad. Si pudiera verte podría explicar muchas cosas que no sabía cuando me fui. El gran secreto del Evangelio es este, que vivamos en cada palabra del Señor. Vivir por revelación, presentar Revelación, hacer lo que Dios pide de nosotros, y no lo que requiere de alguien más. Si haces lo correcto en todas las cosas Dios te mostrará muchas cosas por su espíritu.
No es claro lo que estas líneas quieren decir sobre el entendimiento entre Richards y Jennetta en relación a la poligamia, pero hacen que la supuesta carta de Smith a Nancy Rigdon probable, especialmente ya que se ha dicho que la carta había estado en manos de Richards. Hay muchas similitudes entre estos dos documentos.

José Smith a Nancy Ridgon: “Lo que es malo bajo una circunstancia, puede ser, y a menudo es, correcto bajo otra”.

Willard a Jennetta Richards: “hacer lo que Dios pide de nosotros, y no lo que requiere de alguien más”.

 José Smith a Nancy Ridgon: “Lo que Dios pida es correcto, SIN IMPORTAR LO QUE ES, aunque no veamos la razón hasta mucho después de que el evento ocurra”.

Willard a Jennetta Richards: “Hay muchas cosas escritas de los antiguos patriarcas y profetas que nos parecían malas. las cuales, si supiéramos las razones y la orden de Dios[,] nos parecerían correctas”.

Leyendo la carta de Willard a Jennetta es claro que estaba familiarizado con el lenguaje y los conceptos encontrados en la carta a Nancy Rigdon, lo cual ayuda a verificar su autenticidad. Recíprocamente, la carta de Nancy Rigdon ayuda a confirmar que Willard estaba hablando del matrimonio plural en su carta a Jennetta.

Una copia de la carta a Nancy Rigdon todavía existe en el libro de cartas de Smith bajo el título “Carta de José Smith a Nancy Rigdon” y se le asignó la fecha de enero de 1842. Si esa fecha es correcta, entonces Richards podría haber escrito el dictado de la carta antes de escribirle a Jennetta en febrero. Otras fuentes suponen que la carta a Nancy Rigdon no fue escrita antes del 9 de abril, porque las referencias a la “felicidad” trataban de duplicar frases similares usadas por Sidney Rigdon en sus sermones en el funeral donde Marinda Hyde primero se acercó a Nancy Rigdon. Pero aun si la carta a Nancy Rigdon no fue escrita hasta la época en la que José primero habló con Nancy, él puede ya haber estado usando este lenguaje y estos conceptos para convencer a los Doce a que aceptaran el matrimonio plural.

Es claro en la carta de Richards del 26 de febrero a Jennetta que había aceptado la idea del matrimonio plural con entusiasmo y que quería preparar a Jennetta para la práctica, aunque ella estaba tolerando de soledad y de una fe vacilante en ese momento. En mi opinión, cuando Richards declaró “si tuviera mil amigas queridas así, podría amarlas a todas” porque su “corazón es sincero, expansivo como la eternidad”, estaba hablando no en teoría sino por experiencia, aunque no puedo determinarlo definitivamente.

Richards había estado alejado de Jennetta desde agosto de 1841, por más de seis meses, pero parecía estar tratando de estirar el tiempo en Nauvoo un poco más cuando escribió:
José dice que había estado buscando toda su vida para encontrar a un hombre semejante a su propio corazón, en todas las cosas, a quien pudiera confiar con sus asuntos, y lo ha encontrado. ¿quién piensas que es? El dr. Richards. ¿No podrías compensar por la pérdida de su compañía un poco más mi amor?
Pero ya a finales de la primavera la soledad de Jennetta se estaba haciendo sentir. Probablemente a mediados de junio José Smith recibió una carta de ella. Aunque la carta no ha sobrevivido, es claro por breves referencias a esa carta en la respuesta de Smith, fechada 23 de junio de 1842, que Jennetta había acusado a Smith de mantener a Willard tan ocupado que no podía partir para ir a buscarla. José le aseguró que “Willard es un hombre en quien tengo la mayor confianza implícita[.] Dice que lo tengo[;] y es verdad[,] en lo cual me regocijo, porque me ha hecho mucho bien y ha levantado el peso de mis hombros desde que llegó a Nauvoo[.] nunca tuve mayor intimidad con ningún hombre que con él[.]

Smith le aseguró a Jennetta que Willard estaría en camino a Massachusetts “en unos días” para traerla a Nauvoo. Y, efectivamente, el viernes, 1º de julio, Richards dejó Nauvoo y llegó a Richmond dos semanas más tarde el 14 de julio. Uno solo puede imaginar el gozo de Jennetta al reunirse con su esposo después de una ausencia de un año. Pero la reunión fue templada cuando Willard encontró a Jennetta sufriendo de una enfermedad grave.(17)

Sin embargo, ella estaba lo suficientemente bien después de una semana que partió con Willard y dejó a Heber John en cuidado del hermano de Willard, William, y fueron a Nueva York, donde Willard planeaba recaudar dinero para el templo de Nauvoo, aunque también trató de hacer un poco de control de daños después del tour de discursos anti mormones de John C. Bennett. Richards se encontró con Bennett al menos dos veces en la calle, y pronto Bennett abandonó Nueva York.(18)

Después de esto, Willard y Jennetta regresaron a Richmond, recogieron a Heber John, y se dirigieron a Nauvoo. Si Jennetta no sabía de la conversión de Richards a la poligamia, se enteró el 26 de octubre, cuando, según el diario de Richards, la pequeña familia se detuvo en St. Louis. Según la historia familiar, Richards habló allí con Stephen Longstroth, un converso británico que había conocido en Inglaterra, sobre la posibilidad de casarse con una de las hijas de Longstroth.(19)

Willard y Jennetta Richards
El 18 de enero de 1843 en Nauvoo, Richards se casó con la hija de dieciséis años de Longstroth Sara y con su hermana de catorce, Nanny. Los matrimonios fueron efectuados por José Smith. Sea lo que hubiera ocurrido entre Richards y Marinda Hyde el año anterior, estos matrimonios de 1843 marcan la iniciación oficial de Richards a la poligamia, aunque las niñas Longstroth regresaron a St. Louis antes de que los matrimonios fueran consumados.(20)

Jennetta tuvo una hija nueve meses después de estos matrimonios. Un año y medio más tarde, el 26 de marzo de 1845, la familia posó para el artista de daguerrotipos Lucien Foster. Clair Noall, uno de los biógrafos de Richards, describe la imagen en una carta a Fawn Brodie: “La foto de Nauvoo muestra a Willard con su pañoleta un poco ladeada, su pelo un poco desordenado, una arruga entre sus cejas, una mirada preocupada en su rostro. Jannetta, en esta foto, se ve triste; su pequeño hijo… está parado cerca de ella, y ella tiene sus brazos alrededor de los hombros de Willard como diciendo ‘Es mío’. Heber John siempre mantuvo que su madre murió de un corazón roto”.(23)

Y en efecto, Jennetta murió tres meses más tarde, el 9 de julio de 1845. Tenía veintisiete años.

NOTAS 

1.  Willard Richards a Joseph Smith, 9 de agosto de 1842, Joseph Smith Collection, Ms 155, box 3, fd 1, Church History Library.
2.  Stanley B. Kimball, Heber C. Kimball: Mormon Patriarch and Pioneer (Urbana: University of Illinois Press, 1981), 94–96.
3.  Véase Myrtle Stevens Hyde, Orson Hyde: The Olive Branch of Israel (Salt Lake City: Agreka Books, 2000), 114–149 para leer un relato de los dos años y medios de la misión de Orson Hyde lejos de Marinda y Nauvoo.
4.  Diario de Smith, 25 de enero, 1842, refiriéndose a la revelación del 2 de enero de 1841, en Joseph Smith Papers: Journals, Volume 2: Dec. 1841–Apr. 1843, vol. 2, por Andrew H. Hedges, Alex D. Smith, y Richard Lloyd Anderson, editores, de la serie de diarios de The Joseph Smith Papers, edited by Dean C. Jessee, Ronald K. Esplin, y Richard Lyman Bushman (Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2011), 37.
5.  Scott Kenney, ed., Wilford Woodruff’s Journal, 9 vols. (Midvale, UT: Signature Books), 2:143–44.
6.  Todd Compton, In Sacred Loneliness: The Plural Wives of Joseph Smith (Salt Lake City: Signature Books, 1997), 238.
7.  Hedges, Smith, y Anderson, Journals, Volume 2, 38.
8.  The Return 2 (octubre de 1890): 346–47. Robinson escribió una pieza para el Times and Seasons anunciando su partida del periódico, y no ofreció ninguna señal de desagrado sobre la situación. En el mismo volumen, el nuevo editor escribió un artículo breve elogiando a Robinson, su dedicación y su trabajo estelar mientras fue editor de la publicación. Véase Ebenezer Robinson, “Valedictory,” and Editor, “To Subscribers,” in Times and Seasons 3:8 (15 February 1842): 695–96. El nuevo editor de la publicación era José Smith, aunque su asistente, John Taylor, realizó la mayoría de las tareas editoriales diarias. No está claro quién escribió la segunda de las dos cartas citadas más arriba.
9.  John C. Bennett, The History of the Saints; or, an Exposé of Joe Smith and Mormonism (Boston: Leland & Whiting, 1842), 241–43.
10. John C. Bennett al editor, 2 de julio, 1842, Sangamo Journal, 15 July 1842.
11. John C. Bennett al editor, 3 de agosto, 1842, Sangamo Journal, 19 August 1842.
12. Diario de Willard Richards, 20 de septiembre, 19 de octubre, 30 de noviembre, 19 de diciembre de 1841, y 22 de enero de 1842, Willard Richards Papers, Ms 1490, box 1, Church History Library; Jennetta Richards a Willard Richards, 16 y 20 de enero de 1842, Joseph Grant Stevenson, ed., Richards Family History, 5 vols. (Provo, UT: Stevenson Genealogy, 1991), 3:223–28.
13. Diario de Richards, 22 January 1842.
14. Richards, quien había estado presente durante la formación de la Sociedad de Socorro de Nauvoo el 15 de marzo, notó en esta carta que “El sacerdocio es tanto para las hermanas como para los hermanos. las bendiciones que les espera son sin límites”. (Willard Richards a Jennetta Richards, sin fecha, Ms 23042, Church History Library).
15. Ibid.
16. Willard Richards a Jennetta Richards, 26 de febrero, 1842, Ms 23042, Church History Library.
17. Diario de Richards, 1–14 de julio, 1842; Richards a Smith, 9 August 1842.
18. Diario de Richards, 19 de agosto, 1842; James Gordon Bennet a Joseph Smith, 16 de agosto, 1842, Smith Collection, Joseph Smith, History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 7 vols. (Salt Lake City: Deseret News Press, 1902–12) 5:112–14.
19. Diario de Richards, 30 de octubre, 1842; Stevenson, Richards Family History, 3:279.
20. Stevenson, Richards Family History, 3:279.
21. Claire Noall a Fawn Brodie, 22 de diciembre, 1943, Noall papers, Ms 188, box 2, fd 11, Special Collections, Marriott Library, University of Utah, Salt Lake City, Utah. Para leer un tratado reciente sobre la vida de Jennetta, véase “‘My Soul Rejoices at the Thought’: Jannetta Richards Richards (1817-1845)”, de Susan Evans McCloud, en Women of Faith in the Latter Days, Volume One: 1775–1820 (Salt Lake City: Deseret Book, 2011), 286–99.

Comentarios

  1. Muy bueno el programa...mr pregunto como resolvera la iglesia mormona el tema este de que la membresia mengua;ya que siempre relacionaron su "gran crecimiento" con su veracidad. Me gustaria saber mas acerca de john c benneth;al parecer le trajo muchos problemas a pepe...saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario