Episodio 117: El Elder Packer y los enemigos de la iglesia

Podcast
Escuche el programa online


Descarga directa del archivo en mp3: Click derecho => guardar


ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________

Discurso al Consejo Coordinador de la Iglesia
Por el élder Boyd K. Packer
18 de mayo 1993

El duodécimo capítulo de Alma es como un campo lleno de piedras preciosas que yacen sobre la superficie. He elegido como mi texto una piedra muy pequeña, muy preciosa, de sólo dieciocho palabras. “Después de haberles dado a conocer el plan de redención, Dios les dio mandamientos de no cometer iniquidad” (Alma 12:32)

Hace treinta y ocho años vine de Brigham City a la oficina que ahora ocupo en el Edificio de la Administración para ver a Élder Harold B. Lee, quien, junto al presidente Joseph Fielding Smith, era el miembro más antiguo del Cuórum de los Doce. Yo acababa de ser nombrado supervisor de Seminarios e Institutos de Religión. Sabía que había serios problemas en el sistema y me pregunté por qué no habían designado a alguien con más experiencia.

Élder Lee había acordado darme consejo y alguna dirección. No dijo mucho, nada realmente en detalle, pero lo que me dijo me ha salvado una y otra vez. “Usted debe decidir ahora qué camino tomar”, dijo. “O representa a los maestros y estudiantes y es el campeón de sus motivaciones, o representa a los hermanos que le nombraron. Usted tiene que decidir ahora qué camino tomará”. Luego agregó: “Algunos de sus predecesores tomaron el camino equivocado”. Tuve que aprender varias lecciones duras y dolorosas antes de comprender su consejo. Con el tiempo entendí, y mi voluntad de tomar el camino correcto se volvió incambiable.

Una de las primeras lecciones fue también mi primera lección en correlación1. Los seminarios patrocinaron competiciones de oratoria. Esas competiciones tenían mucho éxito, mucho más que las competiciones similares patrocinadas por la Asociación de Mejoramiento Mutuo. Era una actividad centrada en el evangelio e ideal para los seminarios. Tenían un éxito maravilloso con maestros capaces que podían ayudar incluso a los estudiantes más tímidos. Y se nos dio instrucciones de descontinuarlos.

Hubo una especie de insurrección entre los profesores. Acusaron al Superintendente Curtis de los hombres jóvenes y a la Presidente Reeder de las mujeres jóvenes de ser responsables. Tal vez lo eran. Los maestros querían que el hermano Tuttle y yo defendiéramos su causa ante los Hermanos. La lógica estaba de nuestra parte. Sin embargo recordamos el consejo del Hermano Lee, y en verdad, a causa de nuestra obediencia obediencia, lo rechazamos.

Más tarde me di cuenta de que los seminarios sirvieron en ese entonces sólo a una parte muy pequeña de nuestra juventud, mientras que la A.M.M. a todos. Un programa con un B- que llegara a la mayoría de los jóvenes traería, en el agregado, mejores resultados que un programa con un A+2 que alcanzara relativamente a pocos. No fue hasta muchos años después, cuando surgieron algunos otros problemas, que me di cuenta de que esas competiciones, aunque estaban centradas en el evangelio, sacaban a los profesores de sus responsabilidades de enseñanzar el Antiguo y el Nuevo Testamento a los adolescentes y los orientaba a una mentalidad centrada en actividades. Finalmente me di cuenta de que el éxito del programa era un enemigo.

Otras lecciones siguieron, algunos de ellas muy duras. Se me pidió que escribiera un artículo para la Improvement Era. Se me devolvió con el pedido de que cambiara algunas palabras. ¡Me dolió! Las palabras con las que reemplacé mis originales no transmitían exactamente lo que traté de decir. Me opuse un poco, y me dijeron que Richard L. Evans, quien entonces era miembro del quórum de los Setenta y editor de la revista, había pedido que se hicieran los cambios. Recordé el consejo del hermano Lee. Tuve que ceder. Ahora, aunque el artículo está enterrado abajo de treinta y cinco años de trabajo, estoy muy contento de, que si alguien lo desentierra, me hayan “invitado” a que lo cambiara.

Después de uno de mis primeros discursos en la conferencia general, recibí una llamada de Joseph Anderson. De una manera muy amable me dijo que el presidente McKay y sus consejeros sugirieron que añadiera una palabra al texto de mi discurso. ¿Me importaría hacer eso? En realidad la palabra estaba en mi texto, pero por accidente no la leí en el púlpito. Una lección muy vergonzosa: ¡La Primera Presidencia! Fue más fácil cuando Elder Evans corrigió mi trabajo; aún más fácil cuando uno de mis compañeros tuvo la amabilidad de hacerlo.

El viernes pasado nomás, mientras preparaba algunas cosas para una presentación, les leí partes a algunos hermanos de la Universidad Brigham Young. Me di cuenta que se miraron en una parte de mi presentación, así que me detuve y les pregunté si había un problema. Finalmente uno de ellos sugirió que no utilizara una cierta escritura que había incluido a pesar de que decía exactamente lo que quería transmitir. ¡Cómo se atrevían a suponer que un miembro de los Doce no sabía sus escrituras! Simplemente les dije: “¿Qué sugieres?” Él dijo: “Es mejor encontrar otra escritura”, y señaló que si ponía ese versículo en contexto, me daría cuenta que realmente estaba hablando de otro tema. Otros lo habían utilizado de la manera en que yo proponía usarlo, pero no era correcto. Estuve muy feliz de hacer el cambio.

Ahora, puede que no necesiten una mano de correlación en lo que hacen, pero yo ciertamente sí. Este hermano se quedó después de la reunión para darme las gracias por ser paciente con él. ¡Agradecerme a mí! Yo le estaba agradecido a él. Si alguna vez doy esa presentación, será sólo después de que algunos en nuestro personal de Correlación la haya revisado.3

Ahora, a ustedes les doy todo el crédito por saber más acerca de su trabajo que cualquier otra persona; más, sin duda, que el personal del Departamento de Correlación. Así es como debería ser, ya que ustedes son contratados o llamados para ser especialistas. También sé por experiencia lo fácil que es darse la vuelta, y, como el hermano Lee advirtió, tomar el camino equivocado.

Dudo que, por más que sepan de su trabajo, sepan, o que tengan el tiempo de aprender, tanto como el personal de correlación acerca de cómo su trabajo interactúa con todo lo demás que está pasando. El Consejo de los Doce Apóstoles es el Comité de Correlación, y el Presidente de los Doce y los dos miembros de rango más alto constituyen el comité ejecutivo. El Departamento de Correlación es el único donde son contratados para ser generalistas. Representan a los Hermanos señalándoles áreas en las que, en un detalle u otro, puede ser que, en el interés de todo el programa, necesitarán hacer un ajuste o dos.

El principio de correlación es un principio sólido. Después de haberlo establecido, no podríamos ahora posiblemente administrar una creciente iglesia multinacional y multilingüe. El propósito completo de haber sido establecido, lo sé, aún no se ha definido. Si nos descuidamos, algún día pagaremos un precio muy, muy grande. El valor de haber luchado a través de los años, y no hay muchos por ahí que lucharon a través de esos años, será evidente un día. El mayor beneficio de esto está por venir.

La responsabilidad de reducir y simplificar los programas fue asignado por la Primera Presidencia al Departamento de Correlación. En el mejor de los casos, sólo hemos sido modestamente exitosos. Tal vez simplemente el haber desacelerado el crecimiento es suficiente recompensa por todo el esfuerzo que hemos puesto. Hay casos exitosos aislados. El Departamento de Música, ha capturado la visión, reduciendo cinco manuales de 190 páginas en un solo manual de 18 páginas. Lo hicieron ellos mismos, y es mejor por ello.

Tal vez muchos de nosotros somos firmes defensores de nuestro propio trabajo especializado o somos tan fuertes protectores de nuestro propio terreno que terminamos tomando el camino equivocado. Tal vez al menos caminamos de lado. Debemos simplificar y reducir. ¡La simplificación y la reducción vendrán! Si no podemos hacerlo por nuestra cuenta—y parecen que estamos en esa circunstancia—el futuro va a vernos haciendo, a toda prisa, lo que podríamos haber hecho con deliberado cuidado si hubiéramos seguido la visión que se nos ha dado.

Seguramente han estado observando con ansiedad la evaporación mundial de los valores y normas en la política, el gobierno, la sociedad, el entretenimiento, las escuelas. ¿Podrían estar sirviendo en la Iglesia sin haber recurrido a esas páginas en las revelaciones y a esas declaraciones de los profetas que hablan de los últimos días? ¿Podrían, al trabajar para la Iglesia, no ser conscientes de o haber ignorado sus advertencias? ¿Podrían ser ciegos a esta nueva tendencia que está teniendo lugar? ¿No son conscientes de la tendencia que está teniendo lugar en la Iglesia? ¿Podrían no creer que es fundamental que todos trabajamos juntos y dejemos de lado los intereses personales y todos enfrentemos el mismo camino?

Es tan fácil alejarnos sin que nos demos cuenta qué nos pasó. Hay tres áreas en las que los miembros de la Iglesia, influenciados por la agitación social y política, están siendo atrapados y desviados. Elegí estos tres porque han invadido grandemente a la membresía de la Iglesia. En cada caso, la tentación es darnos vuelta y enfrentar el camino equivocado, y son difíciles de resistir porque parecen tan razonables y justos.

Los peligros de los que hablo vienen del movimiento lésbico-gay, del movimiento feminista (ambos de los cuales son relativamente nuevos)4, y el desafío siempre presente de los llamados eruditos o intelectuales. Nuestros líderes locales deben hacer frente a estos tres cada vez con mayor frecuencia. En cada caso, los miembros que están sufriendo tienen la convicción de que la Iglesia de alguna manera está haciendo algo malo o que no está haciendo lo suficiente por ellos. Para ilustrar esto, citaré brevemente cartas sobre cada uno de esos temas. Han sido elegidas de entre muchas cartas que han llegado en las últimas semanas. Éstas han llegado en tan sólo los últimos días.

El desafío de los gais y lesbianas

La primera es de un hombre joven, posiblemente un activista de derechos gay:

El 3 de mayo marca mi 18º año en la Iglesia. Como un mormón gay, he presenciado y experimentado de primera mano durante esos dieciocho años lo que se siente al ser un homosexual en una Iglesia que a veces no acepta a sus miembros homosexuales. Mis experiencias han abarcado una amplia gama, desde [experiencias] increíbles, llenas del Espíritu Santo, de encuentros de amor con los miembros, obispos y presidentes de estaca hasta un risible encontronazo con un Presidente de Misión concluyendo su término. ¿Puedo compartir con usted algunos de los recuerdos más permanentes e importantes?

Después de una página o dos de ellos, dijo:

Así que, en un espíritu de amistad ofrezco lo que tengo para dar: La experiencia vital de un mormón gay. Estaría encantado de reunirme con usted a su conveniencia para discutir los problemas que enfrentan a los santos de los últimos días homosexuales y a la Iglesia. El propósito de la reunión no es para debatir, para llamarlo al arrepentimiento, o para que usted me llame al arrepentimiento a mí por ser gay. Se trata de reunirnos y compartir lo que tenemos por el bien del reino y el fomento de la Voluntad del Señor en la Tierra.

El movimiento feminista

La próxima cita es de una mujer que está sufriendo, y que tal vez se pregunta si nadie más que las feministas se preocupan por sus problemas:

Estoy molesta porque siempre me aconsejaron que vuelva y trabaje más duro sólo para ser abusada más. Necesito un poco de consuelo, necesito alivio, necesito esperanza, necesito saber que el Padre Celestial ve todo lo que he soportado. ¿Qué esperanza tengo de poder vivir con nuestro Padre Celestial? Si el matrimonio en el templo es la clave para entrar al Reino Celestial, ¿dónde voy a estar? ¿Rechinando mis dientes por toda la eternidad? Ayúdeme.

Los estudiosos

La última carta es de alguien que se describe a sí mismo como un intelectual:

Mi preocupación es que los hermanos disputan con los mismos estudiosos de la iglesia. . . . En la Iglesia Católica, los esfuerzos de los grandes eruditos fueron utilizados por la Iglesia para perfeccionar y fortalecer la doctrina (San Agustín, Tomás de Aquino, por ejemplo). En nuestra Iglesia, los estudiosos son menospreciados, incluso desterrado [y nombra tres de ellos, los cuales les serían familiares a ustedes]. Una vez más le propongo ser un pacificador entre los Hermanos y los estudiosos, si usted desea que lo intente, ya que conozco a muchos en ambos grupos. Lo que es más, entiendo las mentalidades de ambos grupos.

Estas cartas y cientos más son de miembros que están sufriendo o líderes que están preocupados. Yo diría que en estas últimas semanas he notado un cambio en las cartas que recibimos. No es el momento de hablar de eso ahora, pero en la Iglesia hay otro grupo cada vez mayor de descontentos. Ese es el grupo que está tratando de hacer lo correcto y que se sienten abandonados mientras nos concentramos en resolver los problemas de las excepciones.

Los que sufren se sienten incomprendidos. Ellos están buscando un líder, un defensor, una persona con rango e influencia de quien recibir consuelo. Nos piden que hablemos de sus problemas en la conferencia general, que pongamos algo en el plan de estudios, o que proporcionemos un programa especial para apoyarlos en sus problemas o con su activismo.

Cuando los miembros están sufriendo, es tan fácil convencernos a nosotros mismos que estamos justificados, e incluso que estamos obligados, a utilizar la influencia de nuestras asignaciones o de nuestros llamamientos para representarlos de alguna manera. Entonces nos convertimos en sus defensores, entendemos sus quejas en contra de la Iglesia, y tal vez hasta suavizamos los mandamientos para consolarlos. Sin quererlo, podemos estar dándonos vuelta y enfrentando el camino equivocado. Acto seguido, los canales de revelación se invierten. Permítanme decir eso de nuevo. A continuación, los canales de revelación se invierten. En nuestros esfuerzos de consolarlos, perdemos nuestro rumbo y dejamos sin protección a esa sección de nuestras tropas a la que se nos asignó. La pregunta no es si necesitan ayuda y consuelo. Eso ni siquiera hace falta preguntarse. La pregunta es “¿Cómo?” El profeta José Smith, cuando organizó la Sociedad de Socorro, dijo: “es necesario saber distinguir los carácteres además de tener simpatía”.

Madres trabajadoras

Para ilustrar principios que se aplican a todos estos problemas, he tomado uno muy común: las madres que trabajan. El presidente Ezra Taft Benson dio un discurso a las esposas y madres. Hubo una reacción dentro de la Iglesia. (Hace diez años, eso no habría sucedido.) Fue muy interesante, porque si uno lee su discurso con cuidado, se dacuenta que es, en su mayor parte, una simple recopilación de citas de profetas anteriores sobre el tema.

Algunas madres tienen que trabajar fuera del hogar. No hay otra alternativa. Y en esto se justifican y por ello no deben ser criticadas. Sin embargo, no podemos, debido al malestar que sienten a causa de su difícil situación, abandonar una posición que ha sido enseñada por los profetas desde el principio de esta dispensación. La pregunta entonces es, “¿Cómo podemos dar consuelo a aquellos que son justificados sin dar licencia a los que no lo son?”

El confort que necesitan es mucho mejor si es administrado individualmente. Señalar que las historias de supuestos éxitos de una carrera fuera del hogar no tienen efectos negativos en la familia es una invitación a muchos a que se alejen de lo que los profetas han enseñado, y por lo tanto causan que, a la final, los miembros cosechen decepción.

Creo que el Presidente Thomas S. Monson no va a estar feliz con lo que voy a decir. Yo no sé de nadie que administre y conforte, además de toda la presión de su oficio, como el Hermano Monson. Él habla poco de esto, pero visita a los enfermos, hospitales, hogares, confortando, aconsejando, tanto en persona como por escrito. Sin embargo, nunca le he oído decir en el púlpito, ni he leído nada en sus escritos, ni una cosa, que haga que algún miembro sienta permiso de alejarse del consejo del profeta o de ablandar los mandamientos que el Señor ha dado. Hay una manera de dar el confort necesario.

Si no tenemos mucho cuidado, pensaremos que estamos dando confort a aquellos pocos que lo merecen, cuando en realidad estaremos siendo permisivos con los muchos que no. El proceso de correlación está diseñado para evitar que cometamos tales errores en los manuales, en las publicaciones, en las películas, en videos, en aquellos programas especializados justificados.

Esas quince palabras de alma dicen: “Después de haberles dado a conocer el plan de redención, Dios les dio mandamientos”. Hay muchas cosas que no pueden ser comprendidas ni enseñadas a menos que sea en términos del plan de redención. Las tres áreas que he mencionado están entre ellas. A menos que entiendan el plan básico—la existencia premortal, el propósito de la vida, la caída, la expiación, la resurrección—a menos que entiendan eso, los solteros, los abusados, los discapacitados, los abandonados, los decepcionados, aquellos con desorientación de género, o los intelectuales no encontrarán consuelo. No pueden pensar que la vida es justa a menos que conozcan el plan de redención.

Ese joven con desorientación de género necesita saber que ese género no fue asignado en el momento de su nacimiento mortal, que fuimos hijos e hijas de Dios en el estado premortal.

La mujer rogando ayuda necesita ver la naturaleza eterna de las cosas y saber que sus pruebas—sin importar lo difíciles que sean—en la perspectiva eterna pueden ser comparadas a una experiencia muy mala en el segundo semestre del segundo grado. Ella no encontrará paz duradera en el movimiento feminista. No tendrá esperanza allí. Si ella conoce el plan de redención, ella puede estar llena de esperanza.

Quien supone que “entiende la perspectiva de ambos grupos” necesita entender que las doctrinas del evangelio son reveladas a través del Espíritu a los profetas, no a través del intelecto de los estudiosos.

Sólo cuando tienen algún conocimiento del plan de redención entenderán las supuestas injusticias de la vida. Sólo entonces entenderán los mandamientos que Dios nos ha dado. Si no enseñamos el plan de redención, lo que hagamos por medio de programas y actividades e instrucciones no será suficiente.

“Después de haberles dado a conocer el plan de redención, Dios les dio mandamientos”. Enfrentamos invasiones de una intensidad y seriedad que nunca hemos enfrentado antes. Necesitamos estar unidos con todos los que miran en la misma dirección. Entonces la luz de la verdad, apareciendo sobre nuestros hombros, marcará el camino por venir. Si por alguna razón vamos por un camino incorrecto, no podremos ver esa luz y fallaremos en nuestros ministerios.

Que Dios permita que un testimonio de la redención y el conocimiento de la doctrina sean tan fundamentales en nuestras mentes y en nuestros corazones que podremos avanzar con su aprobación. Esta Iglesia prevalecerá. No existe ningún poder que pueda detener la obra en la que estamos dedicados. De eso ofrezco testimonio, y de Aquel que es nuestro redentor, doy testimonio en el nombre de Jesucristo, amén.

____________________

Notas

1. El Departamento de Correlación de la iglesia está encargado de asegurarse que todos los materiales publicados por la iglesia estén en armonía con las enseñanzas de los líderes. También son quienes aprueban los discursos de la conferencia, quienes simplifican todos los manuales y las enseñanzas, y quienes se encargan de que todos los barrios de la iglesia en el mundo funciones más o menos de la misma forma.

2. En las escuelas de los Estados Unidos una A es la nota más alta, por lo que una A+ es una nota más que excelente. Una B- es una nota mediocre pero pasable.

3. Lo curioso de este comentario es que al menos dos discursos de Boyd Packer en la conferencia fueron editados antes de ser publicados en la Liahona. Esto pareciera indicar que el Departamento de Correlación no tenía idea de lo que Packer iba a decir.

4. Tal vez el movimiento feminista sea nuevo en la iglesia, pero la primera ola feminista apareció a fines del siglo XIX, casi un siglo antes de este discurso.

Comentarios