Episodio 114: Mark Hofmann, el falsificador que engañó a los profetas

Podcast
Escuche el programa online


Descarga directa del archivo en mp3: Click derecho => guardar


ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________

1. La “casi castración” de José Smith

¿Por qué José Smith fue realmente cubierto con brea y plumas?
Miembros creyentes de la iglesia creen que José fue cubierto de brea y plumas como resultado de la persecución religiosa, mientras que muchos ex creyentes aceptan la premisa de que José fue sujeto a esta humillación como retribución por parte de un amoroso hermano quien estaba buscando venganza por los avances sexuales que José le hizo a su hermana, quien eventualmente se convirtió en una de sus esposas plurales. La niña tenía 16 años en el momento de los supuestos avances sexuales.

Estos son extractos de varios escritos sobre el tema. Fawn Brodie cuenta la historia de la siguiente  manera:

Fortificados por un barril de whiskey, [la turbia] avanzó hacia el hogar de los Johnson la noche del 24 de marzo de 1832, y arrastraron a José de su cama, donde se había dormido mientras cuidaba a los gemelos. Lo desnudaron, lo rasguñaron y le pegaron con un placer salvaje, y cubrieron su cuerpo sangriento con brea de pies a cabeza. Desgarrando una almohada, lo cubrieron de plumas. Se dice que Eli Johnson exigió que el profeta fuera castrado, porque sospechaba que José había sido demasiado íntimo con su hermana [en realidad Eli era el tío de Marinda], Nancy Marinda. Pero el doctor a quien habían convencido para que viniera se negó a hacerlo en el último momento. (No Man Knows My History, p. 119).

Todd Compton lo reporta así:

La motivación de este ataque ha sido debatida. Clark Braden . . . dijo . . . que el hermano de Marinda, Eli, guio una muchedumbre contra Smith porque el profeta había sido demasiado íntimo con Marinda. Esta tradición sugiere que Smith se habría casado con Marinda en esa época, y algunos factores circunstanciales apoyan tal posibilidad. El intento de castración puede haber sido tomado como evidencia de que la turba sentía que José había cometido alguna indecencia sexual; como el atentado es reportado por Luke Johnson [el hermano de Marinda quien se convirtiera en un apóstol mormón], no hay buena razón para dudarlo. También, habían planeado la operación con anticipación, ya que trajeron a un doctor para realizar [la castración]. La primera revelación había sido recibida en 1831, según el historiador Daniel Bachman. También, José tendía a casarse con mujeres que se quedaban en su casa o en las casas donde vivía. (In Sacred Loneliness, p. 231).

Mientras que algunos se quejan de que esas son simples fuentes secundarias, podemos ver la cita directa de Luke Johnson, futuro apóstol mormón, quien reportó lo siguiente

Mientras José estaba viviendo en lo de mi padre, una turba de cuarenta o cincuenta vino a mi casa. Algunos entraron a su cuarto en el medio de la noche, y Carnot Mason arrastró a José de su cama tomándolo del pelo de la cabeza; entonces fue atrapado por tantos como pudieron agarrarlo, y lo tomaron a unas cuarenta varas de la casa, lo pusieron en una tabla, y lo atormentaron en la manera más insultante y brutal. Le arrancaron las pocas ropas que tenía con el propósito de castrarlo, y tenían al Dr. Dennison allí para que realizara la operación; pero cuando el Dr. vio al Profeta desnudo en la tabla, su corazón le falló, y se rehusó a operarlo. La turba . . . en un intento de forzar sus mandíbulas, rompió uno de sus dientes para verterle un frasco de [aqua fortis, una mezcla de azufre y mercurio] en la boca. La turba [entonces] se dividió [en facciones porque] no habían tenido éxito . . . pero [tuvo que conformarse con] cubrirlo con brea y echarle plumas y dejarlo . . . Parte de la turba fue a la casa de Sidney Rigdon, lo sacaron de su casa, y lo cubrieron con brea y plumas.

Las personas identificadas como parte de este ataque además de Mason y el Dr. Dennison, incluian a Simonds Ryder, Warren Waste, Jacob Scott, un hombre llamado Fullar, y Eli Johnson. Muchos de estos hombres habían apostatado de la iglesia. (The History of Luke Johnson (By Himself), Deseret News (26 de mayo, 1858).)

Pero la iglesia enseña así la iglesia a sus niños:

Poco después de organizada la Iglesia, algunos de los miembros comenzaron a apostatar o a alejarse de la Iglesia. Dejaron de asistir a las reuniones de la Iglesia, se pusieron en contra del Profeta y persiguieron a los miembros de la Iglesia . . . En ocasiones, una vez que dejaban la Iglesia, esas personas ofendidas se convertían en los peores enemigos de la Iglesia.

Ezra Booth se unió a la Iglesia en el año 1831, después de ver al Profeta sanar el brazo de Elsa Johnson (véase la lección 19). Varios meses más tarde, fue llamado para cumplir una misión en Misuri, y se enojó mucho porque tuvo que andar a pie durante todo el camino y porque la vida misional no era lo que él esperaba. Sintió una gran desilusión porque no vio más milagros como el sanamiento de Elsa Johnson y comenzó a pensar y a decir cosas malas de los líderes de la Iglesia. Debido a su mal comportamiento durante la misión, Ezra Booth fue excomulgado cuando regresó a Ohio. Eso significa que ya no fue más miembro de la Iglesia. El señor Booth, en lugar de arrepentirse, comenzó a escribir cartas a los periódicos locales diciendo mentiras acerca de José Smith y de la Iglesia. Esas cartas influenciaron a muchas personas del estado de Ohio que empezaron a sospechar de los miembros de la Iglesia y a perseguirlos.

Una noche de invierno, un grupo de hombres que había creído en lo que decían las cartas de Ezra Booth se emborrachó y atacó las casas de José Smith y Sidney Rigdon, en Ohio. El Profeta se había quedado levantado hasta tarde cuidando a su hijo adoptivo que tenía sarampión, y apenas se había quedado dormido cuando un turba furiosa irrumpió en la casa y lo sacaron afuera jurando [insultando] y amenazando que lo iban a matar. Luego, trataron de estrangularlo hasta que perdió el sentido, le quitaron la ropa y trataron de meterle una paleta de brea caliente y una botella de ácido en la boca. La botella de ácido se quebró, astillándole uno de los dientes, lo que causó que desde ese entonces José Smith hablara con un pequeño silbido por el resto de la vida. Los hombres que integraban el populacho sacaron también de la casa a Sidney Rigdon arrastrándolo. Cuando el Profeta vio a Sidney Rigdon inerte en el suelo, pensó que estaba muerto. Más tarde, el populacho decidió no matar al Profeta pero lo golpearon despiadadamente, le untaron el cuerpo con brea caliente y lo cubrieron con plumas.

El autor mormón Richard Bushman dice que no hay suficiente evidencia para esta teoría, y que es incorrecta, a pesar de que confía en el resto de la narrativa de Luke Johnson. Esto parece ser una contradicción (no confiar en algunas de las palabras de una persona porque que no nos convienen, confiar en el resto de sus palabras que sí). De todas, maneras, Bushman no dice que José fue castigado por sus creencias, como se nos enseña en la iglesia, sino por razones mucho más prácticas. Bushman prefiere creer en la versión de Symonds Ryder, un apóstata de la iglesia (y no un futuro apóstol, como lo fue Johnson):

. . . Ryder había sido un mormón por solo unos meses antes de quedar desilusionado. Escribiendo treinta años más tarde, Ryder recordó solo cosas malas de los mormones. Los coversos ingenuos pronto descubrieron “el horrible hecho de que había un complot de tomar sus propiedades y ponerlas a dispocisión de José Smith el Profeta”. Ryder escribió sin vergüenza que

“algunos que habían sido víctimas de este engaño, estaban determinados a no dejarlo pasar con impunidad; y, por consiguiente, se formó una compañía de ciudadanos de Shalesrsville, Garrettsville, y Hiram en marzo de 1832, y procedieron a su hogar en la oscuridad de la noche, y tomaron a Smith y a Rigdon de sus camas y los cubrieron de brea y plumas y los dejaron ir. Esto tuvo el efecto deseado, el cual era deshacerse de ellos” (Rough Stone Rolling, pp. 177-8).

Es verdad que José Smith fue cubierto de brea y plumas la noche del 24 de marzo de 1832. Pero, ¿fue porque trató de tener avances sexuales con una niña de 16 o porque trató de apoderarse de las propiedades de otra gente? Pareciera que la mentalidad mormona ve al último crimen como algo más aceptable que al primero, cuando en realidad tanto robar como tratar de tener relaciones sexuales con una menor son maneras igualmente desvergonzadas de aprovecharse de la ingenuidad de la gente.


José a la larga se casó con Miranda Johnson como esposa plural y José fue acusado de impropiedades sexuales muchas veces (pronto voy a publicar un artículo sobre el tema), pero debemos admitir que no podemos saber a ciencia cierta lo que sucedió, aunque muy raramente alguien a quien personas que ni conocen sea atacado tan viciosamente simplemente por leer las cartas de un crítico de la iglesia, como los manuales mormones afirman que sucedió, mientras que las venganzas pasionales son mucho más comunes.

2. Mark Hofmann



3. Fallas mormonas: "Para aprender del mormonismo preguntenle a los mormones" 

Comentarios

  1. gracias por lo de la brea y plumas, fue genial conocer la historia y lo de Hofmann

    ResponderEliminar

Publicar un comentario