Episodio 88: Elder Ballard y el discurso del lápiz labial

Podcast
Escuche el programa online


Descarga directa del archivo en mp3: Click derecho => guardar


ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________

Elder Ballard y el discurso del lápiz labial

Puede bajar el discurso en PDF con comentarios aquí
Puede escuchar el discurso en inglés aquí
Puede leer la transcripción en inglés aquí

Hermanos y hermanas, se nos ha enseñado bien, ¿no es así? Me gustaría que pudiera verlos a todos ustedes que están en la reunión y en los otros edificios. Es notable que podemos extendernos más allá de esta hermosa capilla en la que estamos, llena a capacidad, y quiero saludar a todos los que están mirando por televisión, donde quiera que se encuentren. Sepan lo mucho que los amamos, qué honor es para nosotros que estemos aquí.

La línea blanca

Cuando escuchaba el hermoso consejo de los que hablaron antes, brilló en mi mente, lo que a menudo sucede—por suerte el Señor nos bendice de vez en cuando para tener un poco de revelación cuando la necesitamos—sobre una experiencia que tuve hace años cuando era un hombre joven. Estaba en viaje de negocios y estábamos regresando de California en un pequeño avión monomotor de cuatro asientos. Teníamos un piloto muy experimentado, el piloto que volaba el avión era reconocida por la torre en Salt Lake sólo con su voz, porque él había volado muchas, muchas misiones: luchando contra incendios, dejando caer agua sobre los incendios, y así sucesivamente. Así que estaba muy familiarizado con todos en la torre. Y a medida que nos acercamos a Salt Lake, estaba muy, muy nublado, y obviamente parecía que no podríamos entrar. Y John, que era el piloto, llamó a la torre y le dijeron: “Estamos cerrando el aeropuerto. Pero si quieres entrar, te guiaremos”. Con la que John se dirigió a los tres pasajeros, yo era uno de ellos, yo estaba sentado en el asiento trasero con el hermano Swangeman (?). Él quería regresar. No quería correr ningún riesgo, y se puso blanco, por lo que los otros tres teníamos que tomar la decisión, John, yo y un compañero de nombre Nate Wade, y decidimos que iríamos. Recuerdo la cara del hermano Swangeman. A medida que avanzamos, se puso tan blanco como su camisa.

Hermanos, esta es la lección que aprendí cuando John le dijo a Nate, quien estaba en el asiento delantero, y Mark y yo estábamos en el asiento de atrás, John le dijo: “Nate, dime cuando veas la línea blanca”, entonces comencé a pensar que tal vez esto era algo un poco más serio . . . “Dime cuando veas la línea blanca.” Y éste era un avión que no tenía toda la tecnología más moderna. Uno podía saber la elevación, y el nivel del avión, pero no tenía todas las cosas que hay en un avión de pasajeros. Así que no escuchamos lo que John estaba diciendo. Él tenía sus auriculares en sus oídos, y la torre le estaba diciendo cuándo bajar, cuándo moverse a la derecha, cuándo moverse a la izquierda, supongo.

A medida que los nudillos se nos estaban poniendo más blancos, nos preguntábamos dónde estábamos, porque no podíamos ver el suelo, todo lo que sabíamos era que teníamos un piloto centrado en los instrumentos que tenía y que seguía una voz que venía desde la torre del aeropuerto de Salt Lake City. Y entonces Nate dijo, “estamos en la línea blanca”, y cuando miramos por la ventana, el avión estaba centrado en la línea blanca, y aterrizamos a salvo. Me dije a mí mismo: “Hm, si un controlador de tránsito aéreo con las herramientas que teníamos en la tierra podría encontrar un pequeño avión con un solo motor, chisporroteando en un cielo embarrado, nos podía guiar y hacernos aterrizar directamente en la línea blanca, ¿qué no podrá hacerlo el Espíritu Santo?”

No sé qué tipo de gran computadora tienen en el cielo que nos tiene a todos figurados, y, sin embargo, sabemos si nos estamos esforzando en obedecer el evangelio y vivir lo mejor que podemos. Hay momentos en los que, a pesar de que sabemos exactamente lo que hacer, y sabemos lo que no debemos hacer, y sabemos cuándo hemos hecho algo que no debíamos. Instantáneamente. Si eres honesto. Se llama conciencia, se llama el espíritu de Cristo, toda alma viviente que ha nacido tiene el espíritu de Cristo como parte de su derecho de nacimiento, y eso se convierte en un gran don cuando empezamos a participar en la dirección espiritual y en la dirección espiritual. Y el Espíritu Santo tiene el poder, si estamos dispuestos a escucharlo, de guiarnos directamente a la línea blanca, y él puede hacer que no nos vayamos a la izquierda, y el lado izquierdo es donde uno no quiere estar.

Sean ovejas

El señor ha dejado en claro que en el lado izquierdo es donde están las cabras. Ustedes no quieren ser cabras. Las cabras hacen un montón de cosas tontas. Se suben a las montañas y no siguen instrucciones. Eso no es lo que quieren ser. Ustedes quieren ser más como las ovejas. Él dijo que las ovejas se encuentran a su mano derecha. Y él nos dijo que las ovejas conocen la voz del Buen Pastor, y que él es el Buen Pastor, y por lo tanto queremos permanecer en el lado derecho de la línea blanca. No queremos deslizarnos al lado izquierdo, donde, francamente, el diablo tiene la capacidad de hacer mucho daño a cualquiera de nosotros si nos dejamos deslizar fuera del lado derecho de la línea blanca.

Si su compañero de cuarto está perdiendo la fe

He aquí una pregunta para ustedes. ¿Qué hacen como santos de los últimos días fieles si tienen un compañero de cuarto que les anuncia un día que él o ella está perdiendo su fe, que él o ella está cuestionando por alguna razón una de las doctrinas de la iglesia o cuestionando algunas de las enseñanzas de la iglesia? ¿Qué hacen en ese caso? Espero que ustedes no los ignoren, y que hablen de ese tema y que traten de ayudar a quien se esté desviando hacia el lado izquierdo de la línea blanca, para hacer la corrección del camino por medio de sus voces y el poder del Espíritu Santo, el Espíritu de Dios que nos ayuda a centrarnos en la dirección que nos llevará a un aterrizaje seguro, un aterrizaje seguro de regreso a la presencia de nuestro Padre Celestial y del Señor Jesucristo.

Ustedes, pienso yo, tienen una gran responsabilidad hacia los demás en sus departamentos. Sé que algunos de ustedes están viviendo, he tenido nietos que van a BYU desde siempre, pareciera. No tenemos tantos como los Ashton, pero sí tenemos un montón. Tenemos 43 nietos y 72 bisnietos, vienen como palomitas de maíz, por lo que ya perdimos la cuenta. Nos han dicho que hay tres más por venir. Eso es maravilloso, es maravilloso y es parte del gran esfuerzo, parte del gran plan de salvación, este proceso de tratar de ayudarnos los unos a los otros, pero ustedes que son compañeros de cuarto, y yo no sé si ustedes tienen dos compañeros de habitación o si tienen cuatro compañeros, pero ayúdense, hablen con los demás, no permitan que ninguno de sus amigos, o de sus compañeros de cuarto, o tu novio o tu novia se desvíen hacia el lado izquierdo, donde el diablo y sus secuaces son muy activos tratando de destruir la fe y tratando de hacer que las personas jóvenes y mayores abandonen lo que saben que es verdad. Tenemos que ser pastores los unos de los otros, al buen y gran Pastor, el Señor Jesucristo, así que tenemos que estar seguros de que nos cuidemos los unos a los otros en el camino. Ese es uno de los encargos que le hago a ustedes esta noche.

Y no quiero ser culpable de tomarme el tiempo de hablarles, a todos los que se han reunido esta noche, sin dejar por lo menos mi consejo de algo que yo quiero que hagan y que el Señor quiere que hagan. Yo quiero que sean muy, muy honestos y abiertos y francos en sus discusiones con su pequeña familia dentro de sus apartamentos mientras van a la Universidad Brigham Young. Y si hay algo en sus vidas que no es lo que debería ser, nos encarguemos de ello y volvamos desde el lado izquierdo de la línea blanca, y es de esperar más a la derecha, donde podemos ser guiados por el Buen Pastor.

La pornografía. El problema más grande de la humanidad

Esto me lleva al próximo asunto. Éste es un tema del que han oído mucho. Ustedes han escuchado a los hermanos en casi todas las conferencias generales referirse a esto. Ni siquiera nos gusta hablar de ello, ni siquiera nos gusta pensar que este tipo de cosas está pasando en el mundo. Pero no estaríamos cumpliendo con nuestro deber si no hablamos con franqueza acerca de esas cosas que vemos y que son muy, muy peligrosas para sus capacidades espirituales para permanecer en la línea blanca. Una de esas cosas es la pornografía.

Hemos hablado con sus presidentes de estaca lo suficientes como para saber, y con sus obispos lo suficiente como para saber que algunos de ustedes se están desviando voluntariamente hacia el lado izquierdo, que se están moviendo un poco sobre la línea blanca. Así que, en el nombre del Señor Jesucristo, y como apóstol del Señor Jesucristo, esta noche les pido a todos ustedes, hombres o mujeres jóvenes, que si han permitido que eso suceda, si están usando pornografía de cualquier manera, tengan la valentía y el coraje que se necesita—y se necesita una gran cantidad de coraje—, de decirse a sí mismos “Esta noche voy a volver a la línea blanca. No voy a hacer más eso”. ¿Por qué? Porque no se puede tener el discernimiento espiritual, no se puede escuchar la voz del Espíritu Santo y el poder de Dios para dirigir sus vidas si no están en condiciones de escucharlo.

Fue grandioso que John tuviera los auriculares puestos y que estuviera oyendo la torre y que se le dieron instrucciones sobre qué hacer para que ese pequeño avión aterrizara de manera segura. Es igual con el poder del Espíritu Santo en sus vidas. No deben poner nada entre ustedes y el Cielo que afecte sus capacidades de permanecer espiritualmente seguros en este mundo que ahora vivimos.

Origen de la computadora (ordenador)

Ahora, ¿por qué cree usted que el diablo, y esto es interesante, tienen que pensar en esto, de dónde piensan que salió la computadora? ¿Por qué alguien inventó la computadora? Les diré por qué: porque la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días la necesitaba. ¿Por qué la necesitábamos? Porque la historia familiar estaba progresando, y la iglesia fue creciendo y los templos fueron expandiéndose, y necesitábamos más capacidad de hacer historia familiar. Por eso creo que la computadora entró en existencia. Es por eso que Dios reveló (y uno no tiene que ser miembro de la iglesia para recibir susurros y entendimiento del espíritu) la creación de esa herramienta, la computadora. Y tan pronto como esto aparece para los propósitos de Dios, ¿qué hace el diablo en el lado izquierdo? “Oh”, dijo, “¿vas a jugar a ese juego? Yo también me meto. Voy a poner suciedad en el internet. Voy a poner fealdad. Voy a poner en ella imágenes destructivas del espíritu. Lo llamaremos pornografía. Va a ser horrible, y cualquier persona que va allí va a ser capturada por mí”. De hecho, dijo Nefi que en los últimos días, en el capítulo 28 de 2 Nefi, en los últimos días el diablo tendrá el poder de captarnos con estas terribles cadenas, y nos arrastra hacia la miseria. No se puede estar en ambos lados de este problema y tener la guia y el poder de los Cielos con nosotros.

Ahora algunos de ustedes pueden decir: “Pero es un hábito, no puedo romperlo”. Sí se puede. Usted es el capitán de su propia alma. Realmente lo eres. ¿Es fácil? ¡No! ¿Qué se necesita? Se necesita, amor acatado y profundo por el Señor Jesucristo. Se necesita oración todos los días por la mañana. Oraciones cada noche. Oración cada vez que hay una tentación de hacer algo que está en el lado izquierdo. Y ustedes piden por el poder del Cielo que reciban fuerza para que no sucumban a las cosas que destruyen la fuerza espiritual y el poder espiritual.

Ahora, ¿por qué hablo tan directamente? Debido a que hemos hablado con sus presidentes de estaca, hemos hablado con sus obispos, y gracias al cielo que tienen el suficiente coraje. Aquellos de ustedes que están luchando, y si no lo han hecho, si están luchando pero no han tenido el suficiente valor, ¿puedo pedirles que se sienten con sus obispos y se encaminen para pasar de la izquierda a la derecha en cualquier problema en sus vidas que no es lo que debería ser? Así el cielo puede ser sus compañeros y ustedes pueden tener el poder y la inspiración del espíritu de Dios para saber qué hacer y qué no hacer.

Holland resuelve la sequía en Etiopía

Permítanme que les diga que tan poderoso es. Como miembro del Quórum de los 12, se pueden imaginar, tenemos algunas tareas interesantes. Recibimos la llamada y nos dicen que debemos ir a lugares y hacer cosas y temes y tiemblas todo el camino. Recuerdo que lo estaba pasando muy bien como miembro de la presidencia de los 70, y sonó el teléfono y me llamaron a la oficina del presidente Hinckley. Entré y me dijo: “Russ, quiero que vayas a Egipto, quiero decir, a Etiopía. Hemos recolectado 6 millones de dólares en un ayuno especial, y quiero que vayas con el jefe del departamento de bienestar a Etiopía para determinar cómo gastar los $6 millones de dólares”.

Ahora, porqué me escogió, no tengo idea. Yo no tenía algún afecto especial por África. He hecho un poco de trabajo por allá, pero de alguna manera mi nombre entró en la mente del presidente. Así que, ¿qué hice? Le dije: “Sí, señor”. Salí de allí y fui y pregunté: “¿Cuántas vacunas necesito para ir a Etiopía?” Unas diez vacunas más tarde, apenas con vida, fui al aeropuerto y partimos, Glenn Pace y yo, para Etiopía. Cuando llegamos a Addis Abeba, en el proceso nos habíamos enterado que teníamos uno, un miembro de la iglesia, un reconocido miembro de la iglesia en toda Etiopía, y que estaba en Addis Abeba, y que trabajaba para la compañía de aviones Boing. Y yo lo tuve en mi mente todo el camino desde Salt Lake City a Addis Abeba, Etiopía. Cuando aterrizamos dije, “Glenn, tenemos que encontrar a nuestro hermano. No sé cómo vamos a hacerlo, pero tenemos que encontrarlo”. Así que lo buscamos y lo encontramos. Y el domingo por la mañana nos reunimos con él y fuimos a su pequeño apartamento y tuvimos una reunión, y le pregunté “¿Cuánto tiempo ha pasado desde que participaste de la santa cena?” Y él dijo: “Hace meses”. “¿Tienes algún pan?” Él dijo: “No, pero tengo algunas galletas saladas”. Él entonces nos permitió tener una pequeña reunión sacramental, nosotros tres en Addis Abeba.

Me arrodillé y dije la oración sacramental sobre el pan y lo pasamos el uno al otro. Pequeños trozos de galleta. Y luego Glenn bendijo el agua y nuestro nuevo amigo, el único miembro de la iglesia, del cual sabíamos, en todo el país en esos días, las lágrimas corrían por sus mejillas mientras participaba de la Santa Cena, servida por dos autoridades generales de la Iglesia. Entonces, los cielos tomaron el mando.

Yo era una autoridad presidente porque era miembro de la presidencia de los 70. Glenn en ese momento no era una autoridad general, era el jefe del Departamento de Bienestar de la iglesia. Les dije: “Hermanos, ya que estamos juntos, tengamos una reunión de testimonios. Compartamos nuestros testimonios”. Y así lo hicimos. Escuchamos su testimonio, entonces Glenn dio el suyo, y luego yo di el mío. Y una cosa notable sucedió. Y yo creo que es porque yo estaba en una posición en la que el Espíritu Santo podía decirme lo que debía hacer. Yo estaba tratando de estar en el lado derecho por lo que el cielo podía hablar conmigo. Y entonces me dijo: “Me gustaría cerrar mi testimonio con una oración.” Y yo dije, bajo la influencia del poder del Espíritu Santo, “Padre Celestial, tú lo sabes, ahora que estamos en Etiopía, este país se está quemando en una gran sequía. No ha habido lluvias en este país desde hace muchos meses. Tus niños están sufriendo. Así que ya que estamos aquí, Santo Padre, y poseemos el santo sacerdocio, en el nombre de Jesucristo, y por la autoridad de este sacerdocio, Padre Celestial, haz que llueva, deja caer la lluvia al pueblo de Etiopía mientras estamos aquí . En el nombre de Jesucristo, amén”.

Eso fue en la mañana. Volvimos a nuestro hotel, porque donde nos dirigíamos era las estaciones de alimentación, en Mek'ele, una experiencia que me hizo cambiar de opinión. Nunca he visto tanto sufrimiento, ni espero ver sufrimiento más grave en toda mi vida de lo que vi cuando estuve allí. Tuvimos que hacer dedo (autostop) en los aviones de la fuerza aérea que volaban dentro y fuera, llevando y trayendo suministros. Volamos con la Fuerza Aérea Real, y salimos con la Fuerza Aérea sueca. Pero mientras estábamos esperando el domingo por la tarde para que se nos confirmara que podíamos subir a bordo, con la Fuerza Aérea Real, que era una fuerza aérea británica, alrededor de las 3 de la tarde se oyó un gran trueno. Y la lluvia comenzó a caer en Addis Abeba, y mis amados hermanos y hermanas, llovió todos los días mientras estábamos allí.

Cuando Glenn llamó a mi puerta y entró en mi habitación, nos asomamos a la ventana y vimos a la gente de Etiopía corriendo tratando de capturar en jarras y tazas, de cualquier manera posible, el agua que caía desde el cielo como resultado de una bendición del sacerdocio que vino totalmente como una promesa revelada que debe darse por nuestro Padre Celestial en el cielo a través de una de sus autoridades generales. Nunca olvidaré eso. Puedo verlo como si hubiera sido ayer. Especialmente a las personas que recogían el agua que caía de los techos de las casas y los edificios.
Ahora, esa es la forma en que el poder de Dios actúa. Ésta es la iglesia de Jesucristo a la que pertenecemos. El Espíritu Santo es el poder por el cual ustedes sabrán qué hacer y qué no hacer. También es el poder por el cual cada uno de nosotros en cada edificio en los que estamos hoy, o donde quiera que estén al escuchar esto, saber que son profundamente amados, que son profundamente amados por su Padre en el Cielo. Ustedes son profundamente amados por el Señor Jesucristo. Ustedes son profundamente amados por los Hermanos de las Autoridades Generales de la Iglesia. Ustedes son los hijos e hijas de Dios. Él los ama. Él les enseñará. Se le enviará otro consolador, que es el Espíritu Santo, que vendrá mientras nos esforzamos por mantenernos en la línea blanca, o mejor aún, en el lado derecho de la línea blanca.

Entrevístense a sí mismos

Así que les pido que esta noche, y si no es conveniente esta noche, antes del final de mañana en la noche, podrían encontrar un poco de tiempo cuando puedan estar solos, que se sienten con sus escrituras tal vez en su regazo, tal vez lean un poco, y tengan una entrevista con ustedes mismos. “¿Cómo hago eso, élder Ballard?” Bueno, háganlo de la manera en que lo hacen siempre: En los momentos de tranquilidad, traten de estar en silencio y sepan que yo soy Dios (¿?), y en esos momentos hablen con su Padre Celestial acerca de su vida. “Padre, tengo este problema. Necesito esta ayuda. Guíame, elevame e inspirame”, o lo que les venga a la mente. ¿Lo harán? ¿Van a hacer eso de vez en cuando? Eso es como escuchar a la torre, recibiendo instrucciones de arriba, para mantenerse en la línea blanca de la vida. Y allí encontrarán el valor de lo que sea que las circunstancias de la vida sean, sea lo que sean sus desafíos, y todos los tenemos, todos en esta sala hemos tenido luchas. No estoy exento. Aquí aprendemos un poco y allí un poco, como ya nos han enseñado. Y entonces, ¿qué hacemos? Permanecemos positivos, nos mantenemos optimistas, nos quedamos en el lado positivo, vemos la vida en su belleza, no nos permitimos ver la vida desde el lado oscuro. Simplemente tomamos la determinación que no vamos a estar allí. Vamos a estar en la línea blanca o a su derecha.

¿Por qué es eso tan importante? Pues bien, el Señor tiene algo que decir al respecto, veamos lo que Él dijo.
Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y ante él se congregarán todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor las ovejas de los cabritos: Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

Que Dios los bendiga para que sean ovejas. Y para que se esfuercen para estar en sintonía con la voz del Buen Pastor, la que los guiará y elevará y bendecirá sus vidas, les dará la fuerza que necesitan, les ayudará a tomar decisiones correctas.

Cómo casarse

Y saben, cada vez que los miramos, nosotros, yo, sé que están esperando que hable sobre el matrimonio, ¿no es así? No quiero decepcionarlos.

Yo simplemente digo hermanos, ¡despiértense! Abran los ojos y miren a su alrededor un poco. Y ustedes chicas guapas, no se paseen viéndose como hombres. Pónganse un poco de lápiz labial de vez en cuando y véanse un poco mejor. Es así de simple. No sé por qué hacemos todo este proceso tan difícil. Y dense cuenta que la vida es mucho más fácil de permanecer en la línea blanca y en el lado derecho cuando se tiene un compañero de lo que es cuando no se tiene uno.
Reconozco que puede haber algunos de ustedes que nunca va a encontrar un compañero, por una razón u otra, eso puede suceder. Pero no se olviden nunca, independientemente de quiénes sean o de dónde son, que tienen un Padre Celestial amoroso, y tenemos una madre allí, y ellos los cuidan y los aman, y que nunca, nunca están solo. Pero creo que tenemos que estar pensando más, y especialmente hablar con los jóvenes de la iglesia, nos damos cuenta de que, para que cumplamos nuestro mayor potencial en la vida independiente del Reino Celestial, pero hoy, mañana, y el resto de nuestras vidas, hacemos frente a la vida mucho mejor cuando tenemos un compañero que si no.

Y si alguno de ustedes, hombres jóvenes están luchando con cualquier tipo de adicción, contrólenlo esta noche, supérenlo y sigan adelante para que estas mujeres jóvenes, cuando lleguen a conocerlos y cuando las chispas comiencen a saltar, no se decepcionen porque tienen algo que están arrastrando.

Y eso sería también cierto para ustedes, las mujeres jóvenes. No busquen perfección. Ninguno de ustedes es perfecto. Y nadie va a ser perfecto, incluso los Ashton, tan bueno como son, todavía están tratando de perfeccionarse el uno al otro. Tuvimos que encerrarlos en un templo para hacerlo. Así que ¿por qué no pensar que la vida es un proceso de llegar a ser perfecto? La vida es un proceso de superación de esas cosas que están en frente de nosotros y tratar de ser cada día un poco mejor de lo que éramos el día anterior. Y Dios los bendecirá en sus esfuerzos por guardar sus mandamientos.

Ahora, quiero que sepan que ésta es la iglesia de Jesucristo, que él la preside, él tiene el poder para atender cada detalle de las cosas que debemos hacer en nuestras vidas cuando confiamos plenamente y completamente y totalmente en él.

Termino con unas palabras de uno de los grandes héroes de todas las escrituras de todos los profetas, a mi juicio, es Moroni. Escuchen estas palabras.

Y otra vez quisiera exhortaros a que vinieseis a Cristo, y procuraseis toda buena dádiva; y que no tocaseis el don malo, ni la cosa impura.
¡Y despierta y levántate del polvo, oh Jerusalén; sí, y vístete tus ropas hermosas, oh hija de Sion; y fortalece tus estacas, y extiende tus linderos para siempre, a fin de que ya no seas más confundida, y se cumplan los convenios que el Padre Eterno te ha hecho, oh casa de Israel!
Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad, y si os abstenéis de toda impiedad, y amáis a Dios con todo vuestro poder, mente y fuerza, entonces su gracia os es suficiente, para que por su gracia seáis perfectos en Cristo; y si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo, de ningún modo podréis negar el poder de Dios.
Y además, si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo y no negáis su poder, entonces sois santificados en Cristo por la gracia de Dios, mediante el derramamiento de la sangre de Cristo, que está en el convenio del Padre para la remisión de vuestros pecados, a fin de que lleguéis a ser santos, sin mancha.
Y ahora me despido de todos. Pronto iré a descansar en el paraíso de Dios, hasta que mi espíritu y mi cuerpo de nuevo se reúnan, y sea llevado triunfante por el aire, para encontraros ante el agradable tribunal del gran Jehová, el Juez Eterno de vivos y muertos. Amén.

Las últimas palabras registradas por el profeta Moroni. Que Dios los bendiga mis queridos hermanos y hermanas. Los queremos. Que la paz del Señor esté con ustedes. Sólo esperamos y oramos para que cada cosa buena esté en nuestras vidas. Entrevístense a sí mismos ocasionalmente. Si se derivan un poco de la línea blanca, corrijan el curso ahora. Que el Espíritu Santo pueda ser su compañero, que el Cielo pueda decirles lo que tienen que hacer y lo que no deben hacer. Hagan que todas las bendiciones les estén disponibles, que todas las bendiciones que nuestro Padre Celestial tiene para aquellos que vienen a Su Hijo Amado y confían en Él y confían sus vidas en Sus manos, tratando de perfeccionarse y hacerse digno de permanecer sin mancha delante de Él en ese día cuando Él juzgará al mundo.

Ruego a nuestro Padre Celestial que les conceda estas bendiciones. Dios les bendiga con todos los deseos justos de sus corazones. Que sean bendecidos con paz en sus corazones y en sus mentes, y si hay cosas que los están preocupando y que los están desviando hacia el lado equivocado, que nuestro Padre Celestial refuerce su fe esta noche para que tengan el valor, la integridad personal y el coraje para hacer lo que hay que hacer para ser capaz de aterrizar con seguridad en la línea blanca de la vida, de vuelta en la presencia del Padre y de nuestra Madre en los cielos eternos.

Les dejo mi testimonio de que Jesús es el Cristo. Estamos hablando esta noche sobre su evangelio. Es maravilloso saber lo que sabemos. Somos tan bendecidos. No tenemos que preguntarnos por qué estamos aquí. No tenemos que cuestionar nada en la iglesia. No empiecen con eso. Sólo quédense en el Libro de Mormón. Sólo quédense en la Doctrina y Convenios. Sólo escuchen a los profetas. Sólo escuchen a los apóstoles. No los llevaremos por el mal camino. No podemos llevarlos por el mal camino. Es por eso que somos 15. Somos bastante duros el uno con el otro para asegurarnos de que nos mantenemos en la línea blanca. La iglesia, justo en la línea blanca de la vida.

Vamos a hacer eso, que Dios los bendiga para que hagan su parte y siempre es mi humilde oración en el nombre sagrado y amado del Señor Jesucristo. Amén.

Comentarios