Episodio 46: El libro de Abraham, parte 1

Podcast
Escuche el programa online
 
Descarga directa del archivo en mp3: Click derecho => guardar

ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________

Cliquée los títulos para leer el texto completo

El Libro de Abraham. Artículo de MormonThink
(Traducción del original en MormonThink)

El Libro de Abraham es un libro de escrituras SUD que José Smith tradujo de una colección de papiros egipcios antiguos que compró la iglesia. El libro contiene un relato acerca de parte de la vida de Abraham, así como visiones que tuvo sobre la vida premortal y la creación. El libro contiene tres facsímiles que son partes de los papiros originales y traducciones por parte de José Smith de sus imágenes y personajes. El Libro de Abraham fue canonizado en 1880 y es parte de la Perla de Gran Precio. Se creyó que los papiros habían sido destruidos hasta que fueron redescubiertos en 1966.

Descripción general de la posición de la iglesia
Como queda claro en la introducción al libro de Abraham, la Iglesia sostiene que, independientemente de lo que los facsímiles sobrevivientes y los pergaminos indican, el Libro de Abraham es un libro sagrado de escrituras y fue escrito por la mano de Abraham. Se enseña junto con el Antiguo Testamento en la Escuela Dominical, y se incluye en el plan de estudios de instituto y se enseña en las universidades de la iglesia en los cursos de religión de la Perla de gran Precio, ya que contiene enseñanzas sobre la vida premortal, algunos de los misterios de Dios y la naturaleza eterna de los espíritus, los cuales son partes vitales del canon mormón. La mayoría de los miembros activos de la iglesia no son conscientes de la controversia que rodea al libro.

Descripción general de la posición de la crítica
Críticos SUD señalan que, dado que los papiros originales han sido examinados tanto por egiptólogos mormones como no mormones, y ambos grupos han indicado claramente que los rollos son textos funerarios que no tienen nada que ver con Abraham o nada de lo que se menciona en la Escritura SUD, [4] el Libro de Abraham no puede haber sido traducido del pergaminos como Joseph Smith afirma, por lo que es un libro falso de Escrituras. Además, dado que las traducciones de los facsímiles se tomaron de las copias de los papiros originales y cada uno contiene tales errores de traducción flagrantes como describir a los dibujos de mujeres y hombres y jarras como ídolos canópticos, los críticos rechazan la afirmación hecha por los apologistas que el Libro de Abraham fue traducido de rollos que se perdieron. Aún más evidente es que José identificó caracteres específicos en los facsímiles y dio traducciones que los egiptólogos dicen son completamente erróneas.

Creencias de los miembros
En julio de 1835, un empresario viajante de entretenimiento llamado Michael Chandler trajo una exhibición de cuatro momias egipcias y papiros a Kirtland, Ohio, el hogar de los Santos de los Últimos Días. El papiro contenía jeroglíficos egipcios, los cuales intrigaron al profeta José Smith. Como profeta y vidente de la Iglesia, Joseph recibió permiso para ver los rollos de papiros en la exposición, de los que pronunció un maravilloso descubrimiento:
... Con W. W. Phelps y Oliverio Cowdery como escribas, comencé la traducción de algunos de los caracteres o jeroglíficos, y descubrí que para nuestra gran alegría uno de los rollos contenía los escritos de Abraham, otro los escritos de José de Egipto, etc -. una descripción más completa de lo que aparecerá en su lugar, a medida que procedo a examinar o desplegarlos. Verdaderamente podemos decir que el Señor está comenzando a revelar la abundancia de paz y de verdad. (History of the Church, vol. 2, p. 236)
Asombrado por su buena suerte en encontrar no sólo los escritos del patriarca bíblico Abraham, sino también los de José de Egipto, varios miembros de la Iglesia juntaron dinero y compraron los papiros y momias por $2.400. Después de unos siete años, José terminó la traducción del pergamino que él llamó el Libro de Abraham, pero murió antes de traducir el rollo del Libro de José.

Wilford Woodruff escribió en su diario el 19 de febrero 1842 que el Libro de Abraham fue literalmente escrito por el propio Abraham. Esto haría que el Libro de Abraham pasara a ser el único ejemplar original existente de un libro de Escrituras. También establecería la fecha del registro de Abraham (aproximadamente 2000 aC) hasta unos 500 años antes del libro de Génesis escrito por Moisés entre el 1440 y el 1400 aC.

“José el Vidente nos ha presentado parte del Libro de Abraham, el que fue escrito por su propia mano pero escondido del conocimiento del hombre por los últimos cuatro mil años, pero ahora ha salido a la luz a través de la misericordia de Dios." (Diario de Wilford Woodruff, entrada del 19 de febrero de 1842, archivos SUD, también en Jay M. Todd, The Saga of the Book of Abraham (Salt Lake City, Utah: Deseret Book Co., 1969), p 221)

El Libro de Abraham es considerado por la iglesia mormona que ha sido escrito por el propio Abraham, como se indica en el prefacio del libro de Abraham:

“EL LIBRO DE ABRAHAM

TRADUCIDO DEL PAPIRO POR JOSÉ SMITH

Una traducción de unos anales antiguos que han llegado a nuestras manos procedentes de las catacumbas de Egipto. Los escritos de Abraham mientras se hallaba en Egipto, llamado el Libro de Abraham; fue escrito de su propia mano en papiro.”

A partir de marzo de 1842, la publicación del periódico mormón Times and Seasons comenzó a publicar regularmente cuotas quincenales del texto del Libro de Abraham, incluyendo xilografías de tres "facsímiles" de los ejemplos más significativos de la colección de material que estaba con la momias. A partir de ese momento hasta su muerte en 1844, José usó material del libro de Abraham en sermones, conferencias y otros escritos. En 1851 se publicó en forma de folleto en Inglaterra como parte de una pequeña colección de los escritos de José titulado La Perla de Gran Precio. En 1878, la iglesia mormona en los EE.UU. la publicó de nuevo en forma similar. Y en 1880, el Libro de Abraham, por el voto unánime de las autoridades SUD, fue "canonizado" como escritura oficial de la Iglesia.

La pregunta que muchos miembros SUD pueden tener
Las planchas del Libro de Mormón, que fueron utilizados por José para traducir el Libro de Mormón, fueron llevadas de vuelta por el ángel Moroni, por lo que el aceptar que fue traducido es sobre todo una cuestión de pura fe. Sin embargo, como los papiros egipcios que José utilizó para producir la escritura del Libro de Abraham aún permanecen en la tierra, es posible que otros puedan examinar estos documentos. Como los jeroglíficos del idioma egipcios no se habían descifrado cuando José recibió los papiros, los egiptólogos no podían verificar que la traducción de José del Libro de Abraham era correcta. Así que la pregunta lógica que muchos santos de los últimos días, viviendo en tiempos más modernos, han tenido es “¿por qué no dejamos que los egiptólogos, quienes ahora pueden leer egipcio, miren los papiros para ver si José estaba en lo correcto en su traducción?

La respuesta que por lo general se da es que los papiros fueron destruidos en el gran incendio de Chicago de 1871.

Después de la muerte de Smith en 1844, el papiro se convirtió en la propiedad de su primera esposa, Emma. En la disputa sobre quién iba a heredar el papel de profeta de la Iglesia Mormona, Emma Smith se negó a reconocer el liderazgo de Brigham Young. Así, cuando los santos viajaron hacia el oeste, a Utah, bajo el liderazgo de Young, se fueron sin Emma, y sin el papiro. El hijo de Emma, José Smith III, eventualmente se convirtió en el primer profeta de la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (RSUD). Y en algún momento Emma donó el papiro a un museo de Chicago. Cuando el museo se quemó en el Gran Incendio de Chicago de 1871, fue asumido por todos que el papiro se había quemado con el edificio.

¿Qué pasa con los facsímiles?
Los tres facsímiles que se encuentran en todas las copias del Libro de Abraham en la Perla de Gran Precio fueron copiados de los papiros egipcios antes de ser destruidos, para que pudieran ser proporcionados a los egiptólogos para que dieran su opinión sobre la interpretación de las escenas descritas por José en cada facsímil. Los Santos de los Últimos Días fieles pueden dirigirse a obras como "La Enciclopedia del mormonismo " y encontrar una declaración de un verdadero egiptólogo mormón llamado Michael Rodas quien afirma:

"Por otra parte, las explicaciones del Profeta de cada uno de los facsímiles concuerdan con nuestro entendimiento actual de las prácticas religiosas de Egipto."

Por lo tanto, dada la información anterior, el Libro de Abraham, el cual figura en la Perla de Gran Precio, sirve para proporcionarnos un testigo adicional en cuanto a la divinidad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Detalles y problemas significativos de los que la mayoría de miembros SUD no son conscientes – de acuerdo con los críticos de la iglesia

Los egiptólogos han examinado los facsímiles desde 1856
La piedra de Rosetta
Con el descubrimiento de la Piedra de Rosetta, finalmente se hizo posible que investigadores descifraran la lengua egipcia. Esto a su vez permitió a los expertos evaluar objetivamente la traducción de José de los papiros. Se creyó que los papiros habían sido destruidos en el "Gran Incendio de Chicago" en 1871. Sin embargo, los egiptólogos aún podrían estudiar los tres facsímiles incluidos en el Libro de Abraham, así como la traducción de José de estos facsímiles.

Con el papiro destruido, las únicas evidencias de lo que estaba en el original eran las tres copias de los facsímiles.

En el facsímile N º 3, José explicó que la figura 2 es “El rey Faraón, cuyo nombre aparece en los caracteres arriba de su cabeza”, y que la figura 4 es el “Príncipe de Faraón, rey de Egipto, según lo que se ve escrito arriba de su mano”.

Comentario de la crítica: Incluso los apologistas mormones más ávidos de los tiempos modernos han tenido dificultades para lidiar con el hecho evidente de que las figuras 2 y 4 son figuras femeninas, pero marcados por José como Faraón y su hijo. Las afirmaciones de José con respecto a esta ilustración se confrontaron ya en 1856.

Desafíos tempranos al Libro de Abraham
El desafío de 1856

Extracto del libro de Larson, By His Own Hand Upon Papyrus, p. 25

Fue en algún momento durante el año 1856, unos cinco años después de que La Perla de Gran Precio había sido publicada en Inglaterra, cuando uno de los pequeños folletos encontró su camino al Louvre en París. Allí los facsímiles del Libro de Abraham, junto con explicaciones de José que lo acompañan, fueron llevados a la atención de M. Teódulo Deveria. Como uno de los pioneros en el campo de la egiptología, se le pidió a Deveria que ofreciera cualquier comentario que le importara hacer.

Para Deveria el proyecto probablemente no parecía valer el esfuerzo mínimo que requeriría. Sin embargo, procedió, y reconoció de inmediato los tres dibujos como copias de documentos funerarios egipcios comunes de los que él había examinado cientos. Sin duda, la mayor parte de los jeroglíficos y figuras hieráticas habían sido demasiado mal transcritas para ser de mucha utilidad para la traducción, y algunos elementos de varios de los dibujos que le parecían a Deveria ser conjeturas (inventados), probablemente restauraciones incorrectas de tramos pendientes de los papiros originales. Sin embargo, la mayoría de los principales elementos encajan muy bien en el patrón establecido asociado a la mitología egipcia y la preparación de los documentos funerarios comunes. Suficiente de la escritura era legible para Deveria como para que pudiera descifrar los nombres y títulos de los diferentes dioses y diosas egipcios, y en uno de los dibujos (Facsímil No. 3) pudo determinar el nombre del difunto egipcio para quien el libro había originalmente sido preparado. En cuanto al facsímil No. 3 escribió:

El fallecido dirigido por Ma en la presencia de Osiris. Su nombre es Horus, como puede verse en la oración que está en la parte inferior de la imagen, y que está dirigido a las divinidades de los cuatro puntos cardinales.

Deveria desestimó las explicaciones de José como tonterías sin sentido. Sus declaraciones aparecieron por primera vez en francés en una obra en dos volúmenes por Jules Remy titulada “Viaje al país de los mormones”, París, 1860.
Viaje al país de los mormones


El desafío de 1912

En 1912 se hicieron comentarios aún más cáusticos sobre la interpretación de las imágenes en los facsímiles de Smith:

De: Larson, p. 27-28

Al menos así fue como el Reverendo Franklin S. Spalding, Obispo Episcopal de Utah, vio la situación en 1912. Fue en ese año que decidió enviar copias de los tres facsímiles del Libro de Abraham a algunos de los principales expertos del mundo de la egiptología, pidiendo a cada uno una evaluación independiente de las interpretaciones de José Smith.

Los ocho egiptólogos y Semitistas que respondieron fueron unánimes en su veredicto mordaz: "la interpretación de José Smith de estos recortes es un fárrago de disparates de principio a fin", fue el informe del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York que añadió que "cinco minutos de estudio en una galería egipcia de un museo debería ser suficiente para convencer a cualquier hombre culto de la torpeza de la impostura;" "... difícil de tratar seriamente con el fraude descarado de Smith", escribió otro de Oxford, Inglaterra. "Smith ha convertido a la diosa en un rey y a Osiris en Abraham." Desde Chicago, "... demuestra muy claramente que él (José Smith) era totalmente ignorante de la importancia de estos documentos y absolutamente ignorante de los hechos más simples de la escritura y de la civilización egipcia." Y desde Londres, "... los intentos para adivinar un significado son demasiado absurdos para ser notados. Puede decirse con seguridad que no hay una sola palabra que es cierta en estas explicaciones".

Y así las críticas siguieron, dando la interpretación más completa que se hubo reunido hasta ese tiempo de lo que realmente se trataban los papiros de José: textos funerarios egipcios comunes.

Y luego vino el desafío de los mormones, expresada por un escritor mormón:

En 1913, el escritor mormón John Henry Evans señaló en un artículo en la revista publicada por la iglesia, el Improvement Era, que menos de una séptima parte de todo el Libro de Abraham fue representado por la porción del facsímile, e incluso que sólo como acompañamiento al texto. Evans sostuvo que con el fin de dar una buena prueba de la verdadera capacidad de José para traducir egipcio, y antes de que los eruditos pudieran salirse con las suyas en la carga de que todo El Libro de Abraham era una traducción falsa, "que tendrían que examinar los papiros originales, o una copia de la que se tradujo el Libro de Abraham". (Larson , p . 28)

El desafío de Evans, que sin duda se creía imposible en ese momento, se le volvió en su contra a la iglesia.

La comparación de los facsímiles interpretado por José y lo que los egiptólogos dicen que significan

El facsímil No. 1 fue redescubierto casi un siglo después de que se había perdido. Facsímil 1 se encontró en el Museo Metropolitano de Nueva York en 1966. Este apartado se ha tomado de los escritos de Kevin Mathie donde analiza los facsímiles del Libro de Abraham con lo que los egiptólogos dicen que quieren decir.

Examinando el Libro de Abraham
Capítulo 6

por Kevin Mathie

La traducción de los símbolos egipcios - El respirado permiso de Hor

Así que, ahora que tenemos el documento egipcio original, ¿qué dice? ¿Se corrobora la producción del Libro de Abraham de José Smith? ¿Proviene de la época de Abraham, y estamos realmente viendo la letra de Abraham, ya que, según el prefacio de la edición actual del libro de Abraham, el libro fue escrito "por su propia mano"?

Vamos a empezar con el facsímil No. 1, que, como resultado, es el principio del rollo de papiro. Desde Deveria, los egiptólogos han insistido en que esta escena representa el embalsamamiento de una persona fallecida con fuertes alusiones al mito de Osiris, en lugar de representar un sacrificio humano. Los antiguos egipcios creían que cuando una persona moría, él o ella tenía que hacer un viaje a Osiris. Para ayudarles en su camino, sacerdotes incluían en sus ataúdes documentos con hechizos mágicos que ayudarían al difunto, con la ayuda de su guía Anubis (un dios con cabeza de chacal), a través de la otra vida con sus cinco sentidos intactos, a la presencia de Osiris. Estos hechizos y diagramas son parte de lo que se conoce colectivamente como el Libro de los Muertos. No todos los hechizos y los diagramas se utilizaron para todos. Por el contrario, diferentes personas tenían diferentes hechizos y diagramas enterrados con ellos.

El facsímil No. 1 es el principio del "respirado permiso" de este hombre fallecido. La escena representa el embalsamamiento mítico y la resurrección de Osiris, el dios egipcio. Los antiguos egipcios creían que el difunto se convertía literalmente en Osiris, y era común referirse a los fallecidos como Osiris tal y tal. En este caso, se puede leer en el texto que el nombre de este hombre era Hor.

Debajo está el facsímil No. 1 como está publicada en el Libro de Abraham. De acuerdo con el texto, el propósito de su inclusión fue para aumentar la comprensión del lector de los dioses egipcios.

Para que entendáis cómo eran estos dioses, os he hecho una representación de ellos en las figuras que se encuentran al principio, tipo de figuras que los caldeos llaman Rahleenos, que significa jeroglíficos. (Abr. 1:14)

Para ayudar en la comprensión de las figuras individuales, José numeró doce de las imágenes y ofreció su interpretación de lo que significaban.

La siguiente es una comparación entre las interpretaciones de José Smith y el entendimiento moderno por parte de los egiptólogos.

Figura José Smith Egiptología
Figura 1 El angel del señor Los egiptólogos ven esto como el “ba” del fallecido. El ba es, básicamente, la personalidad de la persona; todos sus atributos no-físicos. Por lo tanto, los antiguos egipcios habrían reconocido esto como el “Ba” de Hôr (el sacerdote fallecido), quien también es la figura 2. Normalmente tendría una cabeza humana en vez de una cabeza de pájaro.
Figura 2 Abraham atado sobre el altar Esto es en realidad, como ya hemos comentado, la persona fallecida con quien se encontró este papiro. Su nombre es Hor.
Figura 3 Los sacerdotes idólatras de Elkénah tratando de ofrecer a Abraham como sacrificio La figura 2 es Anubis, el dios del embalsamiento y el dios que ayuda a los fallecidos en la próxima vida.
Figura 4 El altar de sacrificio de los sacerdotes idólatras; se halla ante los dioses de Elkénah, de Líbnah, de Mahmáckrah, de Korash y de Faraón En realidad, este es un sillón de león, simplemente un ataúd. Esto se puede ver en muchas escenas fúnebres en el arte del antiguo Egipto. El sacrificio humano nunca fue practicado en Egipto (con la posible excepción de la historia más antigua de Egipto (la primera dinastía) y posiblemente en la prehistoria egipcia, la cual hubiera sido anterior a Abraham por un tiempo muy, muy largo). Como consecuencia, un “altar de sacrificios” les hubiera sido desconocido a los egipcios.
Figura 5-8 Los dioses idolátrico de Elkénah... Líbnah... Mahmáckrah... Korash... Faraón Primero que nada, no hay ningún dios llamado Elkénah, Líbnah, Mahmáckrah, o Korash en los más de 5000 años de historia registrada de Egipto. Y, como mencionamos anteriormente, es posible que la palabra “faraón” ni siquiera haya existido en la época de Abraham, dependiendo de cuando haya vivido.

Segundo, estas figuras son extremadamente bien conocidas en escenas funerarias antiguas en Egipto. Son jarras canópicas que contienen los órganos internos del fallecido, los cuales eran removidos durante el proceso de embalsamiento. Representan a los cuatro hijos del dios Horus, quienes son: (fig. 5) Qebehseneuf (recibiendo los intestinos), (fig. 6) Duamutef (recibiendo el estómago), (fig. 7) Hapy (recibiendo los pulmones), y (fig. 8) Imsety (recibiendo el hígado).
Figura 9 El dios idolátrico de Faraón Stephen E. Thompson, profesor de egiptología en la Universidad de Brown y miembro de la iglesia mormona, identifica a este cocodrilo como una representación del dios Horus. Mientras que Sobek es usualmente representado en la forma de un cocodrilo, en el caso de esta recreación del mito de Osiris, sería más apropiado identifica esta figura con Horus. Como Klaus Baer nota:

"Las versiones del mito de Osiris difieren al contar cómo Set se deshizo de Osiris después de asesinarlo, pero se creía comúnmente que había cortado a Osiris en pequeñas piezas, las cuales desparramó en el río Nilo, dejando a Isis la tarea de pescar y juntar las piezas de su hermano y esposo para así poder resucitarlo engendró a Horus. Horus le ayudó a hacer esto en la forma de un cocodrilo, el cual es representado en las aguas (las líneas en zigzag) debajo de la ilustración...

"Möller... discute la práctica ocasionalemnte atestiguada de tener un pequeño (y prudentemente amordazado) cocodrilo nadando al lado del bote al llevar a la momia a través del Nilo hacia el cementerio.
Figura 10 Abraham en Egipto En realidad es una plataforma de libación que lleva vinos, aceites, y una planta de papiro estilizada. En el arte egipcio se encuentra casi en todos los dibujos de los dioses mayores, y no tiene absolutamente nada que ver con Abraham.
Figura 11 Tiene por objeto representar los pilares del cielo, cual lo entendían los egipcios Al contrario, los egipcios hubieran visto esto como la fachada de un palacio, llamado un "serekh" el cual, según el egiptólogo Stephen E. Thompson, era una decoración común en objetos funerarios. El "serekh" originalmente ilustra el frente de un palacio fortificado, y la razón por la que parece estar en la parte inferior de la imagen es debido a la manera en que los egipcios dibujaban la perspectiva. Esta fortificación hubiera sido vista al frente de la escena en vez de estar debajo. En otras palabras, el embalsamiento y resurrección de Osiris Hor hubiera habido tenido lugar dentro de los confines del serekh.
Figura 12 Raukeeyang, que significa expansión, o sea, el firmamento arriba de nuestra cabeza; pero en este caso, en relación con este asunto, los egipcios querían indicar Shaumau, estar en alto, o sea, en los cielos, que corresponde a la palabra hebrea Shaumahyeem Primero que nada, ninguna de estas palabras son egipcias. Son todas transliteraciones egipcias (José estaba estudiando hebreo con un Profesor Josuah Seixas en el tiempo que obtuvo el papiro, y aunque José interpretó estas figuras durante el período de transición de Nauvoo (después de 1838), estas transliteraciones están escritas en el estilo del Seixas.

Segundo, estas lineas representan agua en la que el cocodrilo nada, lo que tiene sentido en este contexto. En la figura #11 hay un palacio fortificado y luego las aguas infestadas con cocodrilos hubieran sido una segunda línea de defensa contra intrusos, manteniendo a los fallecidos doblemente seguros.



A la derecha se puede ver el facsímil 1 como está publicado en el Libro de Abraham. Nótese como en el papiro original le falta la cabeza a la persona que está parada con un cuchillo. José insertó una cabeza humana en el cuerpo de lo que los egiptólogos reconocen como a Anubis, quien debería tener una cabeza de chacal. La restauración correcta del facsímil 1 se puede ver en la figura de abajo.

Comentarios