Episodio 20: Discurso de Brigham Young, la expiación de sangre


Podcast
Escuche el programa online
 
Descarga directa: Click derecho => guardar

ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.

_____________________________


En el mormonismo, la expiación de sangre era una doctrina controversial que enseñó que el asesinato es un pecado tan atroz que la expiación de Jesús no lo puede limpiar. Por lo tanto, para expiar estos pecados los autores deben tener su sangre derramada en la tierra como ofrenda sacrificial. El concepto fue originalmente enseñado por Brigham Young, a pesar de que parece ser una expansión en las enseñanzas anteriores de Joseph Smith, Jr. Esta doctrina ya no es aceptada por la iglesia.

La doctrina se originó durante la reforma mormona. Brigham Young gobernaba el territorio de Utah prácticamente como una teocracia. Young y los otros miembros de la Primera Presidencia enseñaron que la doctrina era ideal para ser una elección voluntaria por parte del pecador, realizado con amor y compasión. Young consideró que era mejor que una vida fuera sacrificada que ver a la persona sufrir el tormento eterno en el más allá. En una teocracia mormona completa, la práctica de la expiación de sangre sería ejecutada por el estado como una medida penal.

La doctrina de la expiación de sangre fue lo que dio origen a las leyes en el territorio y el estado de Utah permitiendo la pena de muerte por fusilamiento o decapitación. Aunque la gente en Utah era ejecutada por un pelotón de fusilamiento por crímenes capitales bajo la idea de que así contribuían a su salvación, no hay pruebas claras de que Young y otros altos líderes teocráticos mormones condenaran a la gente a la expiación de sangre por crímenes de apostasía o crímenes no capitales. Hay, sin embargo, alguna evidencia de que la doctrina se aplicó un par de veces al nivel de la iglesia local, sin tener en cuenta el procedimiento judicial secular. La retórica de la expiación de sangre puede haber contribuido a una cultura de violencia que llevó a la masacre de Mountain Meadows.
La expiación de sangre sigue siendo una importante doctrina en las sectas fundamentalistas del mormonismo. En el mormonismo corriente principal, la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días (iglesia mormona) ha opinado de manera informal, desde 1978, que la doctrina ya no está en vigor. El apóstol Bruce R. McConkie, hablando oficialmente como líder de la iglesia, escribió en 1978 que mientras él todavía cree que ciertos pecados están más allá del poder expiatorio de la sangre de Cristo, la doctrina de la expiación de sangre sólo se puede aplicar en una teocracia. Sin embargo, dada su larga historia, la doctrina sigue desempeñando un papel importante en juicios en Utah que culminan en la pena de muerte.

En este discurso, Brigham Young incluye los siguientes temas:
1. La importancia de hablar claramente cuando uno da un discurso
2. La obligación de los obispos de cuidar a los indigentes
3. Cuidado con los aprovechadores. Estén conscientes de no ayudar a los que no lo necesitan
4. La batalla entre el espíritu y la carne
5. La diferencia entre el pecado y la ignorancia
6. La expiación de sangre para el perdón de pecados muy graves
7. Sólo los que “tienen las manos limpias”, como el presidente Young, tienen la autoridad de juzgar a los demás
8. Si un pecador no es atrapado en su transgresión es porque Dios lo permitió, pero tendrán que pagar en el más allá
9. Cuidado con pensar demasiado. Hay que mantener un equilibrio entre el trabajo físico y el intelectual
Lo que yo encuentro particularmente interesante en discursos como este, es la diferencia con los discursos que escuchamos hoy en día en la iglesia. Este discurso es muy largo, incluye varios temas que no tienen relación entre ellos, tiene instrucciones doctrinales bastante profundas y otros consejos prácticos. Brigham Young trata de dar su opinión en temas fisiológicos y psicológicos, y nos muestra la comprensión que la gente en su época tenía acerca del funcionamiento del cuerpo humano.
Es también interesante notar cómo algunas doctrinas que eran muy importantes en su época han desaparecido completamente del canon moderno de la iglesia, e incluso se trata de barrerlos debajo de la alfombra, ya que son conceptos que hoy se consideran vergonzosos. Como mencioné anteriormente, a pesar de que la expiación de sangre era parte de la doctrina enseñada por Young, ha sido abandonada e incluso condenada por líderes modernos de la iglesia.



Instrucciones a los obispos—Los hombres juzgados según su conocimiento— Organización del Espíritu y el Cuerpo— Que el pensamiento y el trabajo sean mezclados

   Un discurso del presidente Brigham Young, dado en el Tabernáculo, Great Salt Lake City, 16 de marzo de 1856. Página 243, Volumen 3

No me levanto ahora expresamente con el propósito de dar instrucciones adicionales, pues ya hemos oído hablar mucho hoy; sin embargo, tengo algunas meditaciones que voy a ofrecer. ¿No pueden recordar oír a muchos oradores, tanto aquí como en otros países, usar muchas palabras sin transmitir ideas clara y distintamente?

El discurso del hermano Vernon, en la mañana, me encantó mucho. Yo estaba muy complacido de escucharle revestir sus ideas con un lenguaje tan hermoso y tan fácilmente comprendido. Por lo tanto, exhorto a mis hermanos, los élderes, cuando se levanten para enseñar, edificar, o instruir a la gente, a no obstaculizarse con esfuerzos por usar sólo palabras bonitas, pero para presentar ideas correctas y útiles, aunque no utilicen una palabra de cada diez de una manera en que los eruditos consideran correcta. Si un orador presenta ideas útiles para una congregación de los más sabios del mundo, aunque ni una sola palabra de su lenguaje sea estrictamente correcta, lo que dice sí alimentará esa congregación, mucho más que el perfecto número de palabras que suenan bonitas pero que transmiten pocas ideas importantes. Dejo la exactitud de esta observación a los filósofos de todo grado.
Sin embargo, cuando uno se levanta para hablar, si su mente se almacena con ideas valiosas, que se revista sus pensamientos con el mejor lenguaje que puede mandar, o sea, lo que le viene a él fácil y naturalmente. De verdad, deseo recalcarles la importancia de esta idea a los élderes.

Si reflexionan sobre qué tipo de oradores les ha edificado más, sin importar si son sabios o no en el aprendizaje de las escuelas, luego descubrirán que han sido aquellos cuyas mentes fueron almacenadas con buenas ideas, y que hablaban para que se les pudiera entender rápida y fácilmente, ya fuera que su lenguaje estaba formulado en el estilo más reconocido o no. Cuando usted oye hablar a individuos cuyas mentes se almacenan con ideas ricas, ¿no son los que más les beneficia? Me importa muy poco su lenguaje; repartan las ideas, y hágannos saber lo que tienen almacenado en sus mentes.

Ahora me referiré a una parte del discurso entregado aquí esta tarde, y digo a los obispos que sería muy gratificante para mí, y para todos nosotros, si demostraran que son sabios administradores. Tienen una buena oportunidad para mostrar sus habilidades, y le digo al obispo que acaba de dirigirse a nosotros, ¿no hará como yo he dirigido anteriormente, y nombrar hombres buenos, sabios, juiciosos para pasar por su barrio de la iglesia, para encontrar lo que hay en ese barrio, y la situación de cada familia, si tienen dinero, harina, o ropa costosa, o si están indigentes y sufriendo? Esta es su asunto y su obligación. Pero muchos de nuestros obispos son letárgicos  y no sirven para nada, y si yo iba a limpiar la iglesia, conociendo el carácter de las personas, creo que debería comenzar con los obispos. El suyo es uno de los oficios más laboriosos y responsables en toda la Iglesia; es un oficio que requiere a los hombres de la mejor habilidad, juicio y talento, y es uno de mayor importancia. Obispos, ¿podrán concentrarse y hacerse hombres?

Después de todo lo que yo he dicho hasta ahora, si ustedes iban a buscar en sus barrios, serían muy propensos a venir a mí para preguntar lo que deben hacer. Yo les digo: No dejen que haya lugar alguno, en las habitaciones de los santos de sus barrios, del que ustedes no tengan información. Hermano Wooley ha informado de la circunstancia de un obispo que encontró a una mujer que había estado viviendo de la caridad de sus vecinos, y que, al mismo tiempo, tenía una propiedad valiosa y dinero escondido. Podría mencionar a decenas de circunstancias similares, hasta a algunos de los élderes, los que se supone que deben estar entre los mejores de nuestros élderes, que han estado predicando en el extranjero y trajeron a sus cientos a la iglesia, que vienen aquí con una mentira en su corazón y en su lengua, en cuanto a sus medios, y declaran enfáticamente que no tienen medios para mantenerse, ni con dinero ni bienes.

Los hemos traído aquí, y aún (nos deben dinero) por su viaje, y tienen oro, y cuando no, tienen plata, y tienen la más rica clase de ropa. Esto trae a mi mente la circunstancia, de una familia en Nauvoo, que tenían la costumbre de viajar de casa en casa, viviendo de la mendicidad, y según dijeron, eran pobres e indigentes. Cuando llegó el momento de irnos de esa ciudad, y que la familia salía a St. Louis, la mujer soltó el vestido y mostró sus corsés a una de las hermanas, y dijo: "Tengo mi dinero cosido dentro de estos corsés, y la iglesia no lo conseguirá. " Esta mujer vivía de la mendicidad, y se quedó en Nauvoo casi dos años, y preferiría ser condenada que separarse de las monedas cosidas dentro de sus corsés. Tales personas serán condenadas, y cuanto antes nos dejan, mejor.
Si yo fuera un obispo, sabría con un grado razonable de exactitud el valor de los vestidos de los miembros de mi barrio que estuvieran pidiéndome ayuda, y tendría conocimiento de cada rincón y habitación, y observaría cuidadosamente que no hubiera dinero oculto, y que esta gente no estuvieran mendigando de los más pobres que ellos mismos. Yo sabría si tuvieran dinero acumulado u oculto.
Una veintena de años atrás, los élderes tenían que estar muy atentos, y no creo que, por muchos años, yo haya dormido tan profundamente que el más ligero golpecito me despertaba. Si cualquier persona dijera: "Brigham!" estoy listo a la vez para preguntar, "¿Qué se quiere?" estoy listo para saltar, en un instante. Ninguna persona podía moverse sin que nosotros lo supiéramos.

Los obispos deben estar igualmente bien despierto, y establecer a aquellos en quienes tienen confianza y aquellos que saben que son honestos, a ser atalayas en la torre, y hacerles saber quiénes están sufriendo. Sin duda, hay muchas personas que están sufriendo por falta de alimentos, pero no hay necesidad de que ninguna familia sufra en esta ciudad, y cuando esta ciudad está abastecida, el resto del territorio se puede considerar independientes.

Supongo que tenemos un cuarto menos provisiones en esta ciudad que en cualquier otra parte del territorio, per cápita, y sin embargo no tenemos por qué sufrir. Aquí no tenemos que avergonzarnos de mendigar cuando una necesidad severa se nos presenta. No espero realmente ser perfectamente independiente hasta que esté coronado en el reino celestial de mi Padre, y hecho independiente como mi Padre que está en los cielos. Todavía no he recibido mi herencia como mía propia, y espero ser dependiente hasta que lo haga, porque todo lo que tengo me está prestado.

Si un hombre viene a mí y dice que se le acabó la comida, ¿y qué? Se le acabó la comida nomás. Si un hombre llega y dice: "Mi familia está desprovista de comida y ropa," ¿y qué? Simplemente que ellos están desprovistos de comida y ropa, y aún pueden ser caballeros y damas, con todo eso, y honrar a su tabernáculo y estar en la tierra.

Las costumbres del mundo han hecho degradante el pedir comida, pero no lo es, cuando una persona no puede conseguirla de ninguna otra manera honesta. El hombre que tiene hambre y está en la miseria tiene el derecho a mi comida tanto como cualquier otra persona, y me sentiría tan feliz de asociarme con él, si tiene buen corazón, que con aquellos que tienen una abundancia, o con los príncipes de la tierra. Todos ellos son estimados por mí, no según las riquezas y la posición que tienen, sino por el carácter que tienen.

Obispos, ¿harán el intento de magnificar su llamamiento? Les daré unas palabras de consuelo: en nuestra próxima conferencia esperamos relevar un buen número de obispos, y nombrar a otros, y pensamos seguir haciéndolo, hasta que tengamos hombres de buen corazón y cerebro activo, para llenar ese cargo de responsabilidad.

Ahora voy a hablar sobre otro tema, uno que he tratado muchas veces, pero que, hasta el día de hoy, es poco comprendido. Me refiero a la organización del espíritu y el cuerpo, la distinción entre los dos, y sus operaciones. Este tema no está bien comprendido, y por lo general no muy meditado, pero es uno que los santos tienen que aprender, si es van a aprender de la organización auténtica del hombre. Entonces van a conocer y comprender las peculiaridades de nuestra organización actual, y cómo la humanidad está propensa a someterse a sus debilidades, y a las influencias de los poderes que las gobiernan.

Si estuvieran en posesión de este conocimiento, serían más compasivos. Aunque a veces les hablo duramente, mi alma está llena de compasión. Siempre ha sido mi estudio comprenderme a mí mismo, pues así puedo entender a mis prójimos.

Si este pueblo se concentrara en la sabiduría, con respecto a sí mismos, sería más compasivos de lo que son ahora.

Por lo que a veces se ha dicho aquí, se podría deducir que todo el que no se conforme sería destruido, pero ¿quién ha sido lastimado? ¿Quién está a punto de ser asesinado? ¿Quién está a punto de ser quitado de en medio? Cuando este pueblo ha vivido lo suficiente sobre la tierra, para que los principios de vida y salvación sean diseminados entre ellos, y que a sus hijos se les enseñen estos principios, de manera que conozcan plenamente los principios de la salvación eterna, y si entonces nosotros o nuestros hijos se apartaran de los mandamientos de Dios, como ya hacen algunos, y yo podría decirles lo que se hará con ellos.

El hermano Wesley ha dicho que el tiempo no está muy distante, pero que nunca llegará hasta que los habitantes de la tierra, y especialmente aquellos que han sido reunidos, tengan el tiempo suficiente para ser instruidos en la ley celestial, para que cada persona pueda comprender por sí mismo. Entonces, si se transgreden contra la luz y el conocimiento que poseen, algunos serán apedreados hasta la muerte, y "el juicio será ajustado a cordel, y a nivel la justicia." Pero la gente nunca será tomada y sacrificada por su ignorancia, cuando no han tenido la oportunidad de conocer y entender la verdad. Tal proceder sería contrario a la economía de los cielos. Pero después de recibir y entender las cosas como son, si luego uno desobedece, podremos buscar la mano castigadora del Todopoderoso.

Si pudiéramos conocernos completamente, veríamos miles y miles de debilidades en nuestra gente. Dan vuelta a la derecha y hacia la izquierda, a esto y aquello que están mal, sin embargo si supiéramos y viéramos las cosas como son, entenderíamos que miles de esos actos se realizan en la ignorancia.

Supongo que hay personas que me oyen hablar que darían las riquezas de las Indias, si las tuvieran en su poder, para poder obtener la mente y la voluntad de Dios sobre sí mismos. Ellos darían todo lo que poseen en la tierra, o esperan poseer, si estuvieran en posesión de las claves por las que pudieran conocer el camino que deben caminar ¿Qué vamos a hacer con esta clase de personas? Les diré lo que voy a hacer con ellos, en lo que a mí respecta. Voy a darles mi fe, confianza, oración y comunión plena. Y cuando terminen con este período de probación, si lo han hecho, todo el tiempo, de acuerdo con lo mejor que sabían, Dios no los considerará responsables de lo que no sabían, y serán recibidos por los méritos del Hijo , en el reino de nuestro Padre.

Menciono esto para informar a la gente, para que puedan entender lo que deben hacer con respecto a la ley de Dios, y la transgresión de ella. La ley es muy estricta, y en esta congregación hay hombres y mujeres que, con las manos alzadas al cielo, ante el Padre, el Hijo, y todos los santos ángeles, hicieron convenios solemnes de que ellos nunca harían esto y aquello. Por ejemplo, una obligación es, "nunca tendré nada que ver con ninguna de las hijas de Eva, a menos que me sean dadas por el Señor." Los hombres juran ante Dios que nunca transgredirán esta ley, y prometen vivir una vida virtuosa, con respecto a  las relaciones sexuales con las mujeres. Pero ¿qué es lo que vemos? No pasará ni un año antes de que algunos de ellos serán culpables de entrar sigilosamente en las casas de las viudas, y en la cama con las esposas de sus hermanos, seduciendo a una mujer aquí  y otro allá. ¿Aplicamos sobre ellos el castigo estricto de la ley? Todavía no. Espero que su conducta se deba a su ignorancia, pero si yo transgrediera mi convenio, el caso sería diferente. Quiero vivir todo el tiempo que pueda en la tierra, pero no me gustaría vivir para violar mis convenios. Yo prefiero ir detrás del velo (es decir, morir) antes de hacerlo.

Algunos de los hombres y mujeres que entran en la casa del Señor y reciben su investidura, y de la manera más sagrada hacen convenios ante el Todopoderoso, violan estos convenios. ¿Tengo compasión de ellos? Sí, les tengo misericordia, porque hay algo en su organización que no entienden, y hay muy pocos en esta congregación que lo entienden.

Ustedes dirán: "Aquel hombre debe morir por transgredir la ley de Dios". Permítanme presentar un caso. Supongamos que encuentras a tu hermano en la cama con tu esposa, y atraviesas a los dos con una jabalina, tú estarías justificado, y ellos expiarían sus pecados, y serían recibidos en el reino de Dios. En tal caso, yo haría lo mismo en seguida; y en tales circunstancias, no tengo esposa a quien yo ame tanto que no le atravesaría el corazón con una jabalina, y lo haría con las manos limpias. Pero ustedes que juegan con sus convenios, tengan cuidado que no sean juzgados por juzgar.

Cada hombre y cada mujer tiene que tener las manos limpias y un corazón puro para ejecutar juicio; de otro modo, es mejor dejar el asunto.

Una vez más, supongamos que los transgresores no son pillados en el acto de su maldad, y se pasa desapercibido, tendré compasión de ellos? Sí, voy a tener compasión de ellos, de las transgresiones de la naturaleza ya nombrada, o las de cualquier otra descripción. Si el Señor permite que no estén pillados en el acto de su maldad, es una prueba bastante buena de que Él está dispuesto a permitirles vivir, y yo digo que les permite vivir y sufrir de sus pecados en la carne, porque ellos tendrán que hacerlo.

No hay hombre ni mujer, que viole los convenios hechos con su Dios que no tendrá que pagar su deuda. La sangre de Cristo nunca borrará esa deuda; su propia sangre debe expiar por ella, y los juicios del Todopoderoso vendrán, tarde o temprano, y cada hombre y mujer tendrá que expiar por romper sus convenios. ¿En qué grado? ¿Tendrán que ir al infierno? Ellos ya están en el infierno. No les deseo un infierno mayor que cuando su consciencia los condena todo el tiempo. Que reine la compasión en nuestro corazón. Traten de comprender cuán débiles somos, cómo nos organizamos, cómo el espíritu y la carne están continuamente en guerra.

Les dije aquí, hace algún tiempo que el diablo, quien tentó a Eva, se apoderó de la tierra y reina triunfante, pero no puede influenciar a nuestros espíritus, sólo a nuestra carne. Esta es una doctrina verdadera. Puesto que el espíritu está inseparablemente unido a la carne, y, puesto que el tabernáculo entero se llena con el espíritu que Dios nos dio, si el cuerpo está afligido, el espíritu también sufre, pues hay una guerra entre la carne y el espíritu, y si la carne supera, el espíritu es llevado a la esclavitud, y si supera el espíritu, el cuerpo se hace libre, y entonces somos libres de verdad porque somos hechos libres por el Hijo de Dios. Miren ustedes y piensen. Oí la observación en la tarde del 14 en el salón social, "piensen, hermanos, piensen", pero no piensen tanto que no pueden recordar lo que pensaban antes. Quería contar una pequeña anécdota.

En la región oriental, había un hombre que solía volverse loco, a veces, y luego entrar en razón otra vez. Uno de sus vecinos le preguntó qué le hizo volverse loco, él respondió: "Me pongo a pensar, y pensar, hasta que al final pienso tanto que no puedo recordar lo que pensaba antes". ¿Pueden pensar demasiado para el espíritu que está puesto en el tabernáculo? Sí pueden, y este es un tema que me gustaría que los hermanos enseñaran, y que la gente entendiera. El espíritu es la parte inteligente del hombre, y está íntimamente relacionado con el tabernáculo. Si dejan que esta parte inteligente trabaje en exceso, con el tiempo va a superar al tabernáculo, el equilibrio será destruido, y toda la organización trastornada. Mucha gente se ha trastornado por pensar demasiado.

La parte del pensamiento es la parte inmortal o invisible, y es la que realiza el trabajo mental. Entonces el tabernáculo (es decir, nuestro cuerpo), que está formado y organizado para ese propósito expreso, es el que produce o efectúa el resultado de ese trabajo mental. Dejen que el cuerpo trabaje con la mente, y que ellos trabajen en conjunto, y con pocas excepciones, ustedes tendrán un individuo inteligente y atlético, poderoso tanto física como mentalmente.

Cuando encuentren la facultad de pensar perfectamente activa en una persona sana, esto debe poner la organización física en operación activa, y el resultado de la reflexión se lleva a cabo, y el objetivo se logra. En una persona así podrán ver la salud mental y física y la fuerza combinada, en su perfección. Tenemos una mejor oportunidad que cualquier otra gente para cultivar estas propiedades del hombre.

No creo estar impedido por la tradición, ni que cualquiera de nosotros necesite estar así impedido. Por lo tanto, estamos en la mejor situación para mostrar, a través de la organización del tabernáculo, el trabajo y las propiedades de la parte invisible. Cuando una persona está pensando todo el tiempo que no es mucho mejor que una máquina, aquella pervierte el propósito de su organización, y daña la mente y el cuerpo. ¿Por qué? Porque el trabajo mental no encuentra ventilación a través del organismo del tabernáculo, y no tiene ese alcance—aquel campo de trabajo que desea, y que ha sido concebido con prudencia que debe tener. Piensen de acuerdo a su trabajo, y trabajen de acuerdo con sus pensamientos.

Algunos piensan demasiado y deben trabajar más; otros trabajan demasiado y deben pensar más, y así mantener un equilibrio entre los elementos físicos y mentales de la persona, y luego podrán disfrutar de salud y vigor, y estarán activos y listos a discernir en verdad, y juzgar rápidamente. ¿No es su privilegio tener discernimiento para circunscribir todas las cosas, no importa el tema que está ante ustedes, y saber en seguida la verdad sobre cualquier asunto? Cuando ven a una persona de este carácter, ven a uno que tiene una mente sana y vigorosa en todas las operaciones de la organización. Es cierto que este no es el privilegio de todos; algunos tienen que pensar mucho y trabajan poco, mientras que otros hacen mucho trabajo manual con poco o ningún pensamiento. Esta última clase son tan aburridos y estúpidos como los brutos, y cuando su trabajo está hecho, se acuestan y duermen, como los brutos. Ellos no piensan lo suficiente, y deben mantener sus mentes en funcionamiento activo, así como sus cuerpos. Los hombres que piensan mucho, los filósofos, por ejemplo, deben hacer más trabajo manual a fin de que su cuerpo sea más sano y su mente más vigorosa y activa.

Si me dieran veinte años para construir ciudades, templos, tabernáculos, salas, viviendas, etcétera, con mi organización mental, y no echo las manos, y no utilizo cualquier trabajo manual, para realizar cualquiera de estas obras, ustedes percibirían que mi cuerpo no habría trabajado durante todo este período, y que mi mente habría trabajado en exceso, incluso hasta abrumar mi tabernáculo. Una vez más, si me dejaran construir una casa tras otra, sala tras otra, templo tras otro, etcétera, mi mente tendría algo sobre el cual podría reposar, y mi cuerpo, estando cansado con el trabajo, podría acostarse, y ambos descansarían juntos. Cuando deseo construir un templo, me cuesta mucho pensamiento, y cuando veo un templo terminado en este bloque, como lo he visto en la visión de mi mente, ¿no perciben que la totalidad del trabajo mental de ese asunto está en reposo? Esta es mi filosofía sobre el pensamiento, y si yo estuviera obligado a pensar por diez años, y no erigir un edificio, o ayudar a construir una ciudad, o de alguna manera poner mis pensamientos en la ejecución, causaría daño para mi facultad mental, por falta de resultados sobre los cuales reposar. Pero permítanme realizar operaciones activas, aunque yo personalmente no realizo el trabajo manual de un día, y ver el resultado de mi pensamiento brotando a la existencia, y mi mente tiene algo sobre el cual puede descansar. Si no puedo llevar a cabo lo que está en mi mente—lo que quiero lograr en todas los mejoramientos, en la edificación de Sión en los últimos días, tan pronto como se me priva del trabajo físico necesario, yo retiro mi mente de ese objetivo. No voy a dejar que mi mente descanse sobre él. Por ejemplo, vamos a suspender el trabajo del templo durante un año, hasta que podamos prepararnos con más detalle para éste. Hemos abandonado la idea de usar adobes en las paredes de ese edificio, y pensamos utilizar el granito. Ahora, supongo que debo empezar a pensar, y pensar, y aún pensar en ello, ¿no se dan cuenta de que sería peor que inútil, una pérdida de tiempo y trabajo mental? Mi cuerpo se volvería cansado y lánguido. No espero pensar en ello durante un año; me despido de ello, por el momento. Tengo que llevar a cabo el trabajo de mi mente, o abandonarlo. ¿Pueden dormirse en un minuto después de haber dicho sus oraciones y acostarse? ¿Pueden dejar de meditar, despedirse del pensamiento, y decir al cuerpo, compóngase usted y vamos a dormir? ¿Cuántos ahora en esta casa pueden hacer eso? Ya sea natural o sobrenatural, mental o mecánico, no importa, pero me he disciplinado para dormirme cuando me preparo, y cuando estoy en buen estado de salud, por lo general, en un minuto puedo estar profundamente dormido.

Hasta que puedan gobernar y controlar la mente y el cuerpo, y someter todo a la ley de Cristo, tienen un trabajo que realizar con sí mismos. Me deleito en hablar sobre el tema de nuestra organización, pero tengo que hacerlo un poco a la vez, o yo podría cansar su cuerpo y distraer sus pensamientos. Sermones cortos, bien hablados, son mejores que los largos, mal hablados. Que Dios les bendiga, amén.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Vos decís eso porque sino te va a expiar por sangre!

      Eliminar
  2. Yo ví parte de este discurso en una película en Youtube.

    ResponderEliminar
  3. Hicieron algún análisis de este discurso?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario