Episodio 4: José Smith y la búsqueda de tesoros



El proceso de la traducción de las planchas de oro (el Libro de Mormón) es un poco diferente a lo que la iglesia representa en sus manuales y películas. En este episodio usamos testimonios de los ayudantes y escribas de José para ver cómo era el proceso realmente.
Podcast
Escuche el programa online

Descarga directa: Click derecho => guardar


ACLARACION

Pesquisas Mormonas es un programa de audio. Está preparado para ser escuchado. Si el contenido es un ensayo con información proveniente de libros y otros artículos, el texto básico del programa va a ser incluido en el blog. Pero hay que tener en cuenta que la información en el blog NO ES LA INFORMACION COMPLETA y no incluye opiniones o aclaraciones.
_____________________________


_____________________________

Lucy Mack Smith escribió en la biografía de su hijo:

“Poco tiempo antes de que la casa fue terminada, un hombre con el nombre de Josías Stoal vino del Condado de Chenango, Nueva York, con el fin de obtener a José para que le ayudare en la excavación para una mina de plata. Vino a buscar a José después de haber oído que poseía ciertos medios por los cuales él podría discernir cosas invisibles para el ojo natural.

Joseph intentó en vano desviarlo de su búsqueda, pero fue inflexible en su propósito y ofreció salarios altos a quienes cavaran para él en la busca de dichas minas, y todavía insistió en tener a Joseph trabajando para él. En consecuencia, José y varios otros regresaron con él y comenzaron a cavar. Después de trabajar para el caballero sin éxito por un mes, José prevaleció en convencerlo a cesar sus operaciones, y fue a partir de esta circunstancia de haber trabajado por un mes cavando una mina de plata que surgió de la historia muy prevalente de que José había sido un excavador de dinero.

Mientras José estaba en el empleo del Sr. Stoal, vivió por un breve tiempo con un Isaac Hale, y fue durante este intervalo que Joseph entró en contacto con su hija, Miss Emma Hale, a quien, él inmediatamente comenzó a cortejar y posteriormente se casó. Cuando el Sr. Stoal renunció a su proyecto de la búsqueda de las minas de plata, Joseph volvió a la casa de su padre.”
_____________________

Joseph Smith mismo admitió ser una excavadora de dinero. Esto queda registrado en la historia de la Iglesia, volumen 3 (1838-1839). También en la publicación mormona, the Elder’s Journal, vol. 1, núm. 2, págs. 28-29, dice lo siguiente,

Pregunta #10. ¿No fue Jo Smith un excavador de dinero?
Respuesta. Sí, pero nunca fue un trabajo muy rentable para él, ya que sólo consiguió catorce dólares al mes por ello.
_____________________

William Stafford, un vecino y colega buscador de tesoros, dijo:

"Joseph, Jr., pudía ver, colocando una piedra de apariencia singular en su sombrero, de manera que escluyera toda luz; y en ese momento pretendia podía ver todas las cosas dentro y debajo de la tierra, — que podía ver dentro de las mencionadas cuevas, grandes lingotes de oro y planchas de plata — que él también podría descubrir los espíritus a cuyo cargo estaban estos tesoros, vestida con trajes antiguos. "

Cita en inglés: http://www.mormonwiki.org/Joseph_Smith_and_money-digging _____________________

Estado de NUEVA YORK contra JOSEPH SMITH.

Orden de allanamiento expedida a causa de la queja escrita bajo juramento por Peter G. Bridgeman, quien informó que un José Smith de Bainbridge era una persona desordenada y un impostor. El prisionero fue llevado ante el tribunal el 20 de marzo de 1826.

Prisionero examinado: dice que viene de la ciudad de Palmira y que había estado en la casa de Josiah Stowel en Bainbridge la mayor parte del tiempo desde que llegó; una pequeña parte del tiempo había sido empleado por dicho Stowel en su granja y había estado yendo a la escuela. Que tenía una cierta piedra, la cual miraba ocasionalmente para determinar dónde estaban los tesoros ocultos en las entrañas de la tierra; que profesó poder contar de esta manera a qué distancia las minas de oro estaban bajo la tierra y que había buscado tesoro varias veces para el Sr. Stowel y que le había informado donde podía encontrar estos tesoros, y que el Sr. Stowel había participado en la excavación. Que en Palmira pretendía decir, mirando esta piedra, dónde habían monedas enterradas en Pennsylvania y mientras estaba en Palmira con frecuencia había descubierto de esa manera dónde habían posesiones de varios tipos que se habían perdido; que él estaba ocasionalmente en el hábito de mirar a través de esta piedra para encontrar objetos perdidos durante tres años, pero últimamente había prácticamente renunciado a causa de haber dañado su salud, especialmente sus ojos, los cuales estaban irritados; que no buscó negocio de este tipo y que siempre había negado tener nada que ver con este asunto.

Josiah Stowel juró: dice que el prisionero había estado en su casa algo así como cinco meses; había sido empleado por él para trabajar en la granja parte del tiempo; que él dijo tener la habilidad de predecir donde habían tesoros ocultos en la tierra mirando a través de una cierta piedra; este prisionero había buscado tesoro para él algunas veces; una vez para decirle acerca de un dinero enterrado en Bend Mountain, en Pensilvania, una vez para buscar un oro en Monument Hill y otra vez para encontrar un manantial de agua salada; y que él sabía positivamente que el prisionero podía decir y poseía el arte de ver esos valiosos tesoros por medio de dicha piedra; que encontró la (palabra ilegible) en Bend y Monument Hill como el prisionero lo había prometido, que el prisionero había buscado a través de dicha piedra una mina para el diácono Attleton, sin encontrarla exactamente, pero que piensa que consiguió un p---(palabra inconclusa) de mineral que parecía oro; que ese prisionero había dicho por medio de esta piedra donde un Sr. Bacon había enterrado dinero; que él y el prisionero habían ido en busca de ella; que el prisionero había dicho que estaba en una cierta raíz de un tronco cinco pies debajo de la superficie de la tierra, y que encontraría una pluma de cola junto con el tesoro; acto seguido, Stowel y el prisionero comenzaron a cavar, encontraron la pluma de cola, pero el dinero había desaparecido; que él suponía que el dinero se había movido más lejos debajo de la tierra. Que el prisionero había ofrecido sus servicios; que nunca lo engañó; que el prisionero miró a través de la piedra y describió la casa y la letrina de Josiah Stowel correctamente mientras estaba en Palmira, en la casa de Simpson Stowel; que le había dicho acerca de un árbol pintado, con la cabeza de un hombre pintada sobre él, por medio de dicha piedra. Que él había estado en la presencia del prisionero cavando oro y tenía la fe más implícita en la habilidad del prisionero.

Arad Stowel juró: dice que fue a ver si el prisionero podía convencerlo de que poseía la habilidad que él profesaba tener, por lo cual el prisionero sentó un libro sobre una tela blanca y propsuso mirar a través de otra piedra que era blanca y transparente, puso la piedra contra la vela, giró la cabeza en la dirección del libro, y leyó. El engaño apareció tan palpable que el testigo se marchó disgustado.

McMaster juró: dice que fue con Arad Stowel y asimismo se fue disgustado. El prisionero fingió que podía descubrir objetos a una distancia manteniendo esta piedra blanca al sol o contra una vela; que el prisionero se rehuyó mirar su piedra de color oscura dentro de un sombrero porque dijo que le hacía doler los ojos.

Jonathan Thompson dice que se le pidió al prisionero buscar un cofre dinero; miró y pretendió saber dónde estaba; y el prisionero, Yeomans y Thompson fueron en busca del tesoro; que Smith llegó al lugar primero; fue durante la noche que Smith miró en el sombrero mientras estaba allí y cuando estaba muy oscuro le dijo cómo estaba situado el cofre. Después de excavar varios pies, golpeó algo que sonó como una tabla o tablón. El prisionero no quiso mirar de nuevo, pretendiendo que estaba alarmado por las circunstancias en las que el cofre había sido enterrado, [el cual] le vino a la mente. Que la última vez que miró vio claramente a los dos indios que enterraron el cofre, que se produjo una pelea entre ellos y que uno de dichos indios fue asesinado por el otro y arrojado en el orificio al lado del baúl, supuestamente para protejerlo. Thompson dice que él cree en la habilidad que clama el prisionero; que la madera que golpeó con su pala era probablemente el baúl, pero a causa de un encantamiento mantiene que el cofre se alejaba de ellos más profundamente en la tierra al cavar; que no obstante seguían constantemente quitando tierra, sin embargo, el cofre se mantenía siempre aproximadamente a la misma distancia de ellos. Dice el prisionero le dijo que le parecía que la podía encontrar sal en Bainbridge, y que él está seguro de que el prisionero puede adivinar cosas mediante dicha piedra. Que como evidencia de este hecho el prisionero miró en su sombrero para contarle sobre un dinero que el testigo perdió hacía dieciséis años, y que describió al hombre que supuestamente había tomado el dinero y dónde se encontraba tal dinero:

Y por lo tanto, la corte encuentra al acusado culpable. Costos: Orden, l9c. Queja bajo juramento, 251/2 c. siete testigos, 871/2 c. Reconocimientos, c. 25 Orden de arresto, c. 19 Reconocimientos de testigos, 75 c. Citación, c. 18 —$ 2,68 "(Fraser’s Magazine, febrero de 1873, pp. 229-30).
____________________

Hugh Nibley, un famoso apologista (defensor) de la iglesia escribió:

".. .Si este registro de la corte es auténtico, entonces es la evidencia más demoledora en existencia contra José Smith." (Los fabricantes de mitos, 1961, página 142) En la misma página leemos que un registro del Tribunal sería "el golpe más devastador jamás dado a Smith ".
_____________________

Documento original de la corte en la que se llama a José un "vidente de vidrios". Este documento fue encontrado diez años después de la declaración de Nibley.

Registro del Juez Albert Neely:

"same vs. Josph Smith, the Glass Looker. March 20, 1826"
("el mismo [Peter G. Bridgeman] contra José Smith, el mirador de vidrios, 20 de marzo del 1826"

Parte posterior del registro

"Por la presente certifico que esta es una copia legítima del registro que se encuentra
en la oficina del secretario del consejo de supervisores,
Condado de Chenango, Norwich, Nueva York"
_____________________

La agrupación apologista FAIR defiende a José Smith diciendo que

“Joseph y su familia estuvieron involucrados en la búsqueda de tesoros. Esto era una práctica común y aceptada en su cultura, aunque los Smiths no parecen haber participado en la manera afirmada por los ataques más exagerados de algunos de sus ex vecinos.”
_____________________

José mismo se defendió diciendo:

"En el año 1823, la familia de mi padre se reunió con gran aflicción por la muerte de mi hermano mayor, Alvin. En el mes de octubre de 1825, fui contratado por un caballero de nombre de Josias Stoal, que vivía en el Condado de Chenango, estado de Nueva York. Había escuchado algo acerca de una mina de plata que había sido abierto por los españoles en Harmony, Condado de Susquehanna, estado de Pennsylvania; y previo a contratarme había cavado, para, de ser posible, descubrir la mina. Después de irme a vivir con él, me llevó, con el resto de sus empleados, para excavar la mina de plata, en la cual continué trabajando durante casi un mes, sin éxito en nuestra empresa, y finalmente logré convencer al caballero de que cesara la excavación. De ahí surgió la historia muy comun de que yo haber sido un excavador de tesoros." -Joseph Smith-historia 1:56

Comentarios

  1. Lo que yo no entiendo es que ganaban padre e hijo, buscando tesoros, ya que como nunca los encontraban, de qué pues les pagaban. Es más plausible que “desaparecían” misteriosamente vacas de los vecinos y alrededores (Jose, padre y hermanos en equipo) entonces Jose encontraba la vaca por medio de dicha piedra...
    Algo así como los fumigadores de insectos, que mandan soltar por las casas larvas de insectos que compran o crían y al día siguiente reparten panfletos anunciándose como fumigadores.
    Otra táctica que se deja suponer es que era tan, tan hábil embaucador que convencía a sus “clientes”, de que encontraba los tesoros pero ¡mala suerte! no se dejaban agarran por que se iban hundiendo, que encantados y con espíritus malos, pues ya no era su culpa el cumplió en encontrar entonces cobraba.
    Apoyados por tácticas como junto al tesoro encontraremos una pluma, y distraído el “cliente” sacaba la pluma del bolsillo, y ahí esta es lo que había visto, prueba encontrada, acto seguido con alguna técnica que convencía que el tesoro se les estaba escapando... Y así cobrar, sólo así se explica que pudiera cobrar por un servicio que nunca cumplía, que es lo que dice la historia, es decir nunca encontró nada.
    En este punto es donde podemos suponer entra la ley, que conociendo a estos embaucadores, establece que es ilegal.

    ResponderEliminar
  2. Al parecer Jose Smith tenia la habilidad de converse a sí mismo ya sea como buscador de tesoros o como vidente que podia traducir papiros con escritos egipcios. Con lo que no contaba era que algún día habría gente que si podría traducir dichos papiros y poner al descubierto su fraude.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación. Y ya lo desmintieron? Tienes información?

      Eliminar
    2. Buena observación. Y ya lo desmintieron? Tienes información?

      Eliminar

Publicar un comentario